jueves, 28 de febrero de 2013

Hoy el blog cumple una semanita. Para celebrarlo, uno de mis relatos favoritos:


CASCADAS ASIMÉTRICAS
 
El agua corría cual garras de rapaces hambrientas. Trazaba surcos en aceras y asfaltos. No era un llover homogéneo, era como si alguien hubiera colocado un colador gigantesco debajo de las nubes, y chorreaba aquí y no un metro más allá. Cascadas asimétricas. Podías pasar 50 metros bajo un torrente, y los otros 50 ni una gota. Sin embargo no había claros, el cielo estaba negro de horizonte a horizonte, negro como el alma de Goebbels.

Así pasaron 3 días horrendos, y empezamos a aparecer en las noticias de medio mundo. Además éramos una ciudad sureña, donde llover 2 días seguidos en verano ya era anormal.

Al cabo de una semana, empezaron a visitarnos científicos de todo el Orbe. No sólo meteorólogos, sino fisicos...e incluso biólogos e ingenieros. Los metorólogos y físicos hicieron mediciones con sus extraños aparatos, lanzaron sondas -como pequeños globos aerostáticos- a las nubes. Los biólogos tomaron muestras de plantas, líquenes, musgos, árboles, hongos...Los ingenieros hicieron bien poco, básicamente se dedicaron a ayudar a los otros.

La conclusión fue la erronea que todos esperábamos : “El cambio climático”. Nadié lo creyó, No podía haber un cambio climático sólo en una ciudad.

Durante 15 días más, despues de marcharse los científicos, el agua siguió cayendo enloquecida y enloquecedora.Ya era alrededor de un mes, pero nadie recordaba cuando empezó, era tan cotidiana como antes la brillante aurora...

Bajos inundados, personas rescatadas en Zodiac, un éxodo masivo de las partes bajas de la ciudad a las altas. Campos de refugiados...Y la lluvia se seguía derramando en su diabólica irregularidad. El mar se había instalado a vivir aquí.

De repente, un buen día -bueno de verdad- el sol se reflejó en todas las ventanas. Los rostros, fascinados, daban gracias a Dios, a su dios particular, que podía ser Johnny Griffin.

Nadie sabíamos lo que podría haber motivado ese mes de pesadilla, pero no queríamos hacer más que olvidar.

Yo sólo podía pensar en un fenómeno paranormal. Y recordé a una bruja que me habían recomendado -y no fuí- cuando estaba en una extraña época de diversos y convergentes amoríos...

Le pregunté al amigo que me la había recomendado por su teléfono, y concerté una cita para el viernes de la siguiente semana a primera hora de la tarde.

Allí fuí, muy poco convencido, creyendo que hacía una locura, despues de disfutar de 10 días de sol y calor, de vuelta a la normalidad de esta despedida primaveral.

La primera visión de ella fue encantadora, era una anciana con aire de Blancanieves. Me hizo pasar a un cuarto donde sólo había una mesita redonda y 3 sillas. Las persianas estaban bajadas, pero las velas y el leve olor a incienso y a pino lo convertían en un lugar muy agradable:

  • Bueno, ¿que te trae por aquí? - me preguntó- supongo que algún mal de amores o de trabajo, no?
  • No -contesté yo- Y de salud tampoco. Ni siquiera sé si acudo a la persona adecuada, pero creo que no tenía otra opción...vengo a ver si me puedes explicar esa lluvia extraña que hemos padecido durante un mes
  • Vaya, pareces ser la única persona en esta ciudad que recuerda lo ocurrido, los demás quieren ignorar y escapar. Te voy a responder con preguntas, como dicen que hacen los gallegos
  • Adelante
  • ¿Conoces las estadísticas de criminalidad que se publican cada año?
  • No
  • Pues desde que soy niña recuerdo perfectamente que año tras año en cabezamos la lista, más que la capital incluso
  • ¿Y esto que tiene que ver...?
  • Tú sígueme atento y déjate llevar, vale?
  • Vale.
  • ¿Recuerdas que el invierno pasado llegamos a 7 bajo cero?
  • Cómo olvidarlo...
  • He consultado las temperaturas de los últimos 95 años en que hay registro, y sólo un año llegamos a Cero
  • Supongo que también recordarás el ciclón de hace dos años, y las olas de 15 metros de hace tres
  • Sí, pero eso puede ser consecuencia del cambio climático
  • ¿Y los 150 niños muertos por envenamiento hace10 años?
  • Uno de ellos era mi sobrino- y me eché a llorar
  • Llora tranquilo, no te preocupes, tenemos mucho tiempo
  • No, ya es una muerte asumida, pero me he acordado de cuando dejaba que me metiera goles...
  • Hace 8 años una marea negra; hace cinco el derrumbamiento del edificio de correos, 24 muertos; hace 15 un coche bomba de ETA, 12 muertos...¿Quieres que siga?
  • No, por favor.
  • Aún no atas cabos?
  • No
  • ¿Sabes lo que ocurrió el 28 de Marzo de 1942?
  • No
  • Miguel Hernández, probablemente el mejor poeta español de todos los tiempos, murió de tuberculosis en la prisión franquista de este puerto de mar el 28 de Marzo de 1942, con sólo 31 años. Este año se cumplen 70 años. Esta ciudad está maldita desde entonces y de por vida.




miércoles, 27 de febrero de 2013

INSOMNIO

Padeces de insomnio crónico. Eres como Edward Norton en El club de la lucha antes de apuntarse a todos los grupos dolientes de auto-ayuda. Pasas las noches delante del ordenador escribiendo malas poesías de lo que el día te ha sugerido. Al salir del trabajo ni comes, te vas a pasear 4 ó 5 horas a ver si de una vez te cansas y duermes. Un día dormiste una hora, es tu triste record. Lo normal son cinco minutos sueltos de vez en cuando. Al menos, con tanto paseo y tanto ver gentes y cosas, tus poesías van mejorando, y buscas certámenes por internet.

El médico se resiste a recetarte nada, dice que llegará un día en que el sueño se normalice. Pero ya llevas así 3 meses. Pides cita con el psiquiatra y te la dan para octubre del año siguiente. Consecuencias de la privatización y la reducción de personal.

Recuerdas con añoranza los tiempos en que dormías 4 horas (nunca necesitaste más)

Lo más jodido es que no tienes ni idea de porqué este insomnio. Tienes un trabajo relajado y cobras un buen sueldo. Paseas hasta hartarte. Ninguna mujer te ha roto el corazón y tienes varias amigas con derecho a cama. Pero ni siquiera después de una noche de sexo coges el sueño.

Empiezas a sentir temblores y mareos, tmbién nauseas, consecuencia lógica de 6 meses sin dormir. A veces en el trabajo pierdes la noción de lo que estabas haciendo. En tus paseos te despistas y no sabes donde estás.

Poco a poco te vas convirtiendo en un poeta insomne. Eres tu mejor crítico, y aunque lleves ya 9 meses de insomnio, eres consciente de que en los últimos dos has escrito verdaderas joyitas.

Tienes un conocido en una editorial y le llevas lo que tú juzgas mejor. Se muestra realmente entusiasmado y te dice que están preparando una antología de poetas jovenes (menores de 30 años), y que hay lugar para tus poesías. Por supuesto tienen que pasar por edición, pero cree que casi se podrían editar tal cual.

Ante semejante alegrón piensas que esa noche dormirás como un bendito. Logras dormir media hora seguida, algo es algo.

Hace años que no pruebas ni gota de alcohol, pero una noche sales -de pura desesperación- a emborracharte y te tomas 5 whiskys. Sólo consigues que la cama te dé vueltas y encima bloquearte para escribir. Piensas que el día siguiente en el trabajo va a ser terrorífico. Vas sin afeitarte, sin ducharte, desaliñado, oliendo a alcohol...

Tú jefe, por supuesto, se da cuenta y viene a preguntarte qué ha pasado. No te echa de primeras la bronca porque te aprecia como trabajador y personalmente. Le mientes y le dices que ayer fue el cumpleaños de tu hermano y, como habitualmente no bebes, te tomaste unas copas y estás hecho polvo. “Bueno, por esta vez pase, pero que no se repita”. No, tranquilo jefe, no se repetirá, ya sé lo que es una borrachera y no quiero otra más en mi vida. El jefe se ríe y te mira con aprecio “No quiero perder al mejor empleado que tengo”

Por fín llega Octubre, el día “D”. Cuando le dices al psiquiatra lo que te pasa hace más un año, lo pimero que hace es ciscarse en todos los muertos de tu doctor de cabecera. “¿Pero cómo ha sido capaz de manterte un año así? Pedazo de cabrón!, voy a solicitar su inhabilitación”

¿Has tomado somniferos alguna vez?” No, nunca, y además soy de poco dormir, con 4 horas estoy fresco como una lechuga. “No es lo habitual, ya lo sabes, pero conozco otros casos”. “Mira, te voy a dar un somnifero suave, que no crea adicción, y que se usa en niños y ancianos. Te tomas dos pastillas media hora antes de acostarte, y ya verás que duermes fenomenal. Te doy cita para un mes y vemos qué tal vas, vale?” Vale.

¿Fenomenal? Esa noche dormiste 7 horas!!! Estuviste 2 semanas tomando las 2 pastillas, recuperando todo el sueño perdido, durmiendo entre 6 y 7 horas. Al cabo de dos semanas quitaste una y pasaste a dormir tus 4 horas reglamentarias. 4 de sueño y 4 de poesía, y tus largos paseos, eras feliz!!! En el trabajo rendías aún más, y el jefe te dejó caer la posibilidad de hacerte fijo.

Cuando llegó la segunda consulta con el psiquiatra le dijiste la verdad y te dijo “Mira, el insomnio puede ser provocado por mil causas psicológicas que llevarían años de terapia, o por causas químicas, del cerebro, que aún no conocemos” “En tu caso, por la vida que llevas, estoy practicamente seguro de que es químico” ¿Tengo que seguir tomando la pastilla? “Pues mira, tómala 15 días más y luego la quitas. Te doy cita para dos meses y ya vemos” “Eso sí, si vuelves al insomnio vuelve a tomarla, que ya te recetaré un somnifero aún más suave la próxima vez”

Pasados los 15 días retiraste la pastilla y se obró el milagro, dormíste 4 horas de un tirón, y al día siguiente, y al siguiente...y así hasta hoy.

La antología poética ya está en la calle y está recibiendo muy buenas críticas, especialmente tus poemas, lo cual te obliga a superarte. Las ventas no son precisamente las de Ken Follett, pero para ser poesía son dignas.

Poeta por insomnio...poeta por un médico ya inhabilitado. Puedes dar las gracias.

martes, 26 de febrero de 2013

Poema libre para el saxofonista L.Y.

Se me escapan las metáforas,
intento describirlo y se atragantan las palabras
que hubieran solventado y matizado lo que siento.
Grandioso, esa pobre palabra
es todo lo que se me ocurre .
Escucho y mi mente parece despegar,
hablándose a sí misma con imágenes y símbolos.
Veo carteles de musicales de Broadway.
Tenía escritas un montón de palabras inconexas
en un pedazo de papel.
He tirado el papel pero su nombre aparecía en él.
Me encuentro de nuevo
en el mismo estado de bloqueo paralizante.
Escucho y pienso que ni siquiera oigo,
dudo de que las piernas me sostengan.
Consigo reestablecer
todas las lineas de comunicación
entre corazón y cerebro.
El placer y la incredulidad caminan de la mano
Como dijo Sherlock Homes,
una vez eliminadas todas las explicaciones imposibles,
lo que queda es la respuesta,
por improbable que pueda parecer.

La respuesta es que existió, de eso no hay duda.
Y sonaba así.
Pero eran 2 hombres,
eso lo es cualquier persona
que existe en el mundo real,
y una personalidad que crea mundos

Pobremente he intentado describir lo que sentí
la primera vez que escuché a Lester Young.

lunes, 25 de febrero de 2013

Por fin me acerqué a ella

Había escuchado hablar de la belleza que transmitía, pero nunca habíamos coincidido, lógico, nos movíamos en diferentes revueltas de la vida. Sólo había degustado una foto de ella, donde lucía con candidez pero exuberancia un vestido de cuerpo entero. Estaba deliciosamente preciosa. Por fin, un día, en una tienda, nos topamos, y la convencí para que me acompañara a casa. Una vez aquí, la desnudé, la coloqué sobre la plataforma giratoria, y mi casa se preñó de magia. Si, así fue como descubrí a Ella Fitzgerald.

domingo, 24 de febrero de 2013

ME ENCONTRÉ CON EL DIABLO EN UN CRUCE DE CARRETERAS...

...y me dijo:
-Quiero comprar quince años de tu vida...

y yo le contesté:
-¿Qué me ofreces a cambio?

me miro sonriendo y habló:
-Pide tú el precio...

no me hizo falta pensarlo:
-Te los vendo a cambio de no sufrir nunca más por un cerebro que viaja constantemente del pasado al futuro, yo quiero saber vivir el momento presente con plenitud...

me guiñó un ojo:
-Coge tu viejo vinilo de Blind Willie Johnson y que nuestras sangres se crucen sobre sus surcos, así cerraremos el pacto...

Así lo hicimos, y ya cuando se marchaba giró la cabeza diciendo:
-Por si tenías curiosidad, estabas predestinado a vivir hasta los 85 años, ahora sólo vivirás 70...

"He hecho el mejor trato de mi vida" pensé, y me reí de la paradoja. Pero sin embargo, aún le pregunté:

-¿Qué vas a hacer con esos 15 años?

-Ya los tengo apalabrados con un anciano banquero agonizante, a cambio de su alma y su dinero.

Y se marchó silbando aquel viejo Blues que hablaba de encontrarse al diablo en un cruce de carreteras...

viernes, 22 de febrero de 2013

La maquina del tiempo existe

Existe en las increíbles pinturas rupestres
en las grabaciones de Billie Holiday
en los libros de Balzac
en las películas de Frank Capra
en las catedrales góticas
y románicas
en los castillos...
Un buen libro puede trasladarte
de forma integral
a la Grecia Clásica
O hacerte recorrer 2500 años
de Ciencia y Filosofía
disciplinas gemelas
que siempre se empeñan en deshermanar
La maquina del tiempo
lleva milenios entre nosotros
y aún queremos inventarla
Yo ahora me voy a trasladar
por la magia del laser
a un increíble compositor
y director de orquesta
Cojo el vuelo 747
y viajo a 1958
"Stan Kenton in Hi-Fi"

jueves, 21 de febrero de 2013

RUINAS


Sales a dar un pequeño paseo, y te paras a contemplar ese viejo edificio al cual nunca habías prestado atención. Ahora reverdece, su fachada desprendida por fin de la enorme valla publicitaria que la atormentaba. Piedra y cemento y unas ruinosas ventanas que vuelven a la luz y muestran entre guiños un interior derrumbado. Tras mucho tiempo, la aparición de su verdadera cara en esta esquina supone un acontecimiento que sólo si paseas con ojos abiertos y cierta alma se puede apreciar. Tras las ventanas, cascotes y muros semiderruidos hacen suponer que vendrán las palas excavadoras y crecerá allí otra rápida torre de viviendas. Es breve el instante en que el viejo edificio recupera su prestancia y por momentos vuelve a presidir la calle, como tal vez hizo muchos años atrás. Ahora, libre de la obligación de anunciar malas películas y peores diarios, ofrece un lugar mágico para que los niños jueguen y se pierdan en su interior, tan comido por escombros como renacido por árboles que el tiempo ha crecido. Quizás dentro de unas semanas este lugar sea siquiera un recuerdo, el ruido y las máquinas chillonas y grasientas se abrirán paso a su través, para formar un nuevo bloque impersonal.
Y tú te preguntas si no sería mejor dejar, en ciertos lugares, viejas ruinas que recuerden el pasado, y que su deterioro, lento, pausado, a la vista de todos, nos dé tal vez una mejor idea del paso del tiempo que la ofrecida por infalibles relojes nucleares. Imaginas una ciudad imposible (pero esta ciudad ya lo es, todas lo son pero esta quizá más) en la que cohabiten, en calma y respeto, nuevas construcciones, viejas joyas rehabilitadas, y ruinas envejeciendo sin pudor a la vista de la gente. Ruinas queridas y no abandonadas, respetadas en su marchita y misteriosa belleza, apreciadas por su sabiduría que puede volver a encantar a niños que juegan y adultos que se dejen llevar por su dulzura intangible.


Recuerdas otros lugares, otras ruinas, famosas algunas, tan famosas que no hace falta nombrarlas porque están en la cabeza de todos, en todas partes del mundo; otras desconocidas, modestas ruinas que descubriste en un pequeño paseo y que han pasado a formar parte de ese universo personal de recuerdos y momentos. Ruinas rodeadas de árboles cultivados, y otras de simples malezas que han ido medrando hasta convertirse en pequeños bosquezuelos que cobijan la piedra olvidada. Quizas algunos de los grandes monumentos empezaron así, como pecios de un tiempo lejano que alguien empezó a valorar y con su entusiasmo consiguió contagiar al resto. Esta vieja casa abandonada que hoy te ha hecho pararte es sólo una prueba de que hay algo más, algo que la razón no puede comprender y el alma sí.
Con tu camara y tu cuaderno vas sacando fotos, dando con frases temblorosas que escribes con premura, para no olvidar lo que tal vez mañana será destruido. Y mientras tanto, piensas en tristeza, lloras un pasado no respetado que tú no viviste, pero que las ruinas te ayudan a recordar.

miércoles, 20 de febrero de 2013

ERIC, un bluesman en Ponferrada

El Amor, esa fuerza que mueve el mundo.No sabía vivir sin el Blues; ni podía ni quería. Era tan esencial como su respiración, como el agua. Un hombre negro en Ponferrada no era algo habitual de ver, y menos cantando Blues con una voz profunda y poderosa, de barítono total. ¿Cómo había acabado en Ponferrada? Porque los designios del corazón son inescrutables.

Èl era de Memphis, Tennessee, ciudad de referencia para el Blues: la mítica Beale Street, donde se forjaron tantos talentos, No sólo B.B. King empezó su carrera allí, también Howlin' Wolf antes de mudarse a Chicago, Ike Turner, Junior Wells, el joven Eric Gales... Baste decir que en los libros especializados aparece un apartado dedicado al 'Memphis Blues'

Él (al que llamaremos Eric, aunque no sea ese su verdadero nombre), desde que vió las primeras fotografías de obras de Gaudí, quedó absolutamente absorto y su sueño fue viajar a Barcelona. Tenía una posición económica muy desahogada, era Catedrático de Derecho Romano en una de las universidades de su ciudad, pero carecía de vicios -aparte de tocar y cantar Blues- y provenía de una familia humilde que le había inculcado el ahorro por encima de todo. Y él siguió esa máxima, de forma que a sus 42 años tenía algo más que un buen pico bien colocado.

Y entonces Eric tomó la decisión de dejar su posición en la universidad y viajar a Barcelona. No sabía si se quedaría allí, o quizas recorriera Europa, el continente mítico para los norteamericanos. Pasó una relativamente importante cantidad de dinero a un banco español. Y tocaría y cantaría en la calle o en conciertos, incluso quizá se podría formar un trío con musicos locales, que en Barcelona debía haberlos por miles. Lo de tocar en la calle le atraía no sólo por el placer, sino por ganarse unos dineritos, que los ahorros se acaban. Lo que él no sabía es que el gobierno ultra-conservador acababa de aprobar una ley en cual se prohibía "cualquier actidad callejera con fines económicos".

Así que llegó a Barcelona y al tercer día de estar tocando en la calle se le acercó una pareja de policias y le dijo que eso era ilegal. Entendió perfectamente porque hablaba castellano, así como francés, alemán, ruso e italiano. Su otro gran hobby eran los idiomas. Pero no entendió la ley, en todo Estados Unidos era legal tocar en la calle, y él consideraba que Europa era más liberal. Pero le pusieron una multa de 200 euros, multa que pagó religiosamente, en la erronea creencia de que pagando esa multa ya había cumplido.

Eric era un hombre de suerte, siempre lo había sido, tenía estrella. Así que fueron muy pocas las veces que la policía le sorprendió ejerciendo su actividad, pero una multa de 200 euros cada vez le parecía injusto. Era un hombre de convicciones profundamente democráticas, y cumplidor de las leyes, siempre que fueran justas, y ésta no lo era. Así que decidió no pagar las multas, y que pasara lo que tuviera que pasar. Alternaba su actividad musical con largos paseos por Barcelona, visitando y re-visitando obras de su amado Gaudí. En La Sagrada Familia y en el Parque Güell no pudo contener las lágrimas.

Compró un completo libro sobre la obra de Gaudí, así tuvo un necesario catálogo de todo lo que el arquitecto regaló a Barcelona, repleto de explicaciones sobre cada obra. Eso le sirvió para volver a cada una de ellas y apreciarlas exhaustivamente.

Cuando llevaba cerca de un año en Barcelona pensó que quizás era hora de levar anclas e instalarse en otra ciudad europea. París le atraía sobremanera, y en Francia no existía esa estúpida ley. Pero...

empezo a tener una fan diaria, que permanecía todos los días de 5 a 8 disfrutando de su música. Pronto empezaron a charlar. Ella estaba en barcelona e iba a permanecer allí casi 3 semanas más, cogió su mes de vacaciones y lo dedicó integramente a Barcelona, su ciudad soñada. Sólo tenía una vaga idea de lo que era el Blues, habitualmente escuchaba música comercial de las radiofórmulas. Pero el potentísimo estilo de cantar y tocar la acústica de Eric le habían seducido sobremanera. Al poco estaban viviendo un romance. Ella era de Ponferrada, funcionaría del Ayuntamiento en asuntos sociales. Cuando se tuvieron que separar por el final de las vacaciones de Esther (tampoco es su verdadero nombre), ella lloró angustiosamente, pero Eric le dijo que en un par de semanas estaba en Ponferrada, sólo tenía que solucionar algunos asuntos. Fue al ayuntamiento y solventó el tema de las multas. Tenía siete, 1400 euros que pagó a tocateja, y así quedó libre.

No pasaron 5 días antes de viajar a Ponferrada. Fue al ayuntamiento, preguntó por asuntos sociales, y cuando Esther le vió entrar por la puerta sufrió un desvanecimiento. Una vez repuesta, el abrazo que se dieron fue más que de oso.

Ponferrada es una pequeña ciudad de casi 100.000 habitantes en su área metropolitana, repleta de historia y monumentos, la ciudad de los templarios. Esther no le había contado nada de eso, y Eric se sorpendió muy gratamente. Además, el Gobierno Municipal era de izquierda pura y, entre otras cosas, la policía municipal tenía orden de no molestar a los músicos callejeros.

Eric compró 3 libros sobre los Templarios y no cesó de maravillarse en esta ciudad monumental. Siguió tocando en la calle, pero empezó a poner carteles de "Guitarrista y Cantante de Blues busca bajo y batería". Pronto tuvo 2 llamadas y alquilaron un garaje para ensayar. Eric tenía dinero más que de sobra para  insonorizar el local, y solicitaron el pertinente permiso municipal, que obtuvieron casi al instante. Lo que quedó claro desde el principio es que la acústica de Eric, incluso con amplificación, no sonaba lo suficiente. Así que compró una Fender Telecaster (el mismo modelo que su admirado Albert Collins) y un potente ampli Marshall. Desde los primeros ensayos con esta nueva guitarra quedó claro que eran un super-grupo. El nombre, que encantó a los otros dos, lo tenía en le cabeza Javier-nombre real-, el bajista, hace años : "Black House Burning". Consiguieron unos pocos bolos en Ponferrada, Astorga, León, y su nombre se extendió pronto por todo Castilla-León y por la cercana Galicia, tocando en Vigo, Santiago y Coruña. Llegaron incluso a tocar en Madrid, donde les surgió la posibilidad de un contrato discográfico con la casi recién nacida "Electric Blues Records", discográfica centrada en el Blues eléctrico, pero tambien abierta al acústico y al Jazz. Y lo más importante, tenían contrato de distribución con Universal.

Así que entraron al estudio y grabaron todo en primera toma, nada de Pro Tools ni leches. El repertorio estaba compuesto todo por versiones, ya que aunque tenían 7 temas propios, aún no estaban maduros. Así que tiraron de Albert King, Albert Collins, Gary Moore (a cuya memoria dedicaron el disco), Rory Gallagher, John Mayall, Chis Duarte, Eric Sardinas...El repertorio habitual de los conciertos.

A pesar de los bolos y ensayos, Eric tenía tiempo suficiente para estar con Esther. La compatibilidad era tan grande que a los seis meses ya estaban viviendo juntos, en un apartamento de alquiler que les sedujo a los dos inmediatamente. Eran 90 m2 sin ninguna separación por tabiques, sólo por alturas.

Lo que nunca dejó Eric fue de cantar en la calle con su acústica, porque le encantaba, y porque la gente de Ponferrada era muy generosa, probablemente como respuesta a la injusta ley del Gobierno central.

Quedó demostrado que Eric tenía estrella, había encontrado a Esther y a Black House Burning, y las ventas del disco iban fenomenal. Sí, el Amor es la fuerza que mueve el mundo...y la música es amor. Como apropiadamente canta Anthony Gomes “Love is the Answer”