jueves, 28 de febrero de 2013

Hoy el blog cumple una semanita. Para celebrarlo, uno de mis relatos favoritos:


CASCADAS ASIMÉTRICAS
 
El agua corría cual garras de rapaces hambrientas. Trazaba surcos en aceras y asfaltos. No era un llover homogéneo, era como si alguien hubiera colocado un colador gigantesco debajo de las nubes, y chorreaba aquí y no un metro más allá. Cascadas asimétricas. Podías pasar 50 metros bajo un torrente, y los otros 50 ni una gota. Sin embargo no había claros, el cielo estaba negro de horizonte a horizonte, negro como el alma de Goebbels.

Así pasaron 3 días horrendos, y empezamos a aparecer en las noticias de medio mundo. Además éramos una ciudad sureña, donde llover 2 días seguidos en verano ya era anormal.

Al cabo de una semana, empezaron a visitarnos científicos de todo el Orbe. No sólo meteorólogos, sino fisicos...e incluso biólogos e ingenieros. Los metorólogos y físicos hicieron mediciones con sus extraños aparatos, lanzaron sondas -como pequeños globos aerostáticos- a las nubes. Los biólogos tomaron muestras de plantas, líquenes, musgos, árboles, hongos...Los ingenieros hicieron bien poco, básicamente se dedicaron a ayudar a los otros.

La conclusión fue la erronea que todos esperábamos : “El cambio climático”. Nadié lo creyó, No podía haber un cambio climático sólo en una ciudad.

Durante 15 días más, despues de marcharse los científicos, el agua siguió cayendo enloquecida y enloquecedora.Ya era alrededor de un mes, pero nadie recordaba cuando empezó, era tan cotidiana como antes la brillante aurora...

Bajos inundados, personas rescatadas en Zodiac, un éxodo masivo de las partes bajas de la ciudad a las altas. Campos de refugiados...Y la lluvia se seguía derramando en su diabólica irregularidad. El mar se había instalado a vivir aquí.

De repente, un buen día -bueno de verdad- el sol se reflejó en todas las ventanas. Los rostros, fascinados, daban gracias a Dios, a su dios particular, que podía ser Johnny Griffin.

Nadie sabíamos lo que podría haber motivado ese mes de pesadilla, pero no queríamos hacer más que olvidar.

Yo sólo podía pensar en un fenómeno paranormal. Y recordé a una bruja que me habían recomendado -y no fuí- cuando estaba en una extraña época de diversos y convergentes amoríos...

Le pregunté al amigo que me la había recomendado por su teléfono, y concerté una cita para el viernes de la siguiente semana a primera hora de la tarde.

Allí fuí, muy poco convencido, creyendo que hacía una locura, despues de disfutar de 10 días de sol y calor, de vuelta a la normalidad de esta despedida primaveral.

La primera visión de ella fue encantadora, era una anciana con aire de Blancanieves. Me hizo pasar a un cuarto donde sólo había una mesita redonda y 3 sillas. Las persianas estaban bajadas, pero las velas y el leve olor a incienso y a pino lo convertían en un lugar muy agradable:

  • Bueno, ¿que te trae por aquí? - me preguntó- supongo que algún mal de amores o de trabajo, no?
  • No -contesté yo- Y de salud tampoco. Ni siquiera sé si acudo a la persona adecuada, pero creo que no tenía otra opción...vengo a ver si me puedes explicar esa lluvia extraña que hemos padecido durante un mes
  • Vaya, pareces ser la única persona en esta ciudad que recuerda lo ocurrido, los demás quieren ignorar y escapar. Te voy a responder con preguntas, como dicen que hacen los gallegos
  • Adelante
  • ¿Conoces las estadísticas de criminalidad que se publican cada año?
  • No
  • Pues desde que soy niña recuerdo perfectamente que año tras año en cabezamos la lista, más que la capital incluso
  • ¿Y esto que tiene que ver...?
  • Tú sígueme atento y déjate llevar, vale?
  • Vale.
  • ¿Recuerdas que el invierno pasado llegamos a 7 bajo cero?
  • Cómo olvidarlo...
  • He consultado las temperaturas de los últimos 95 años en que hay registro, y sólo un año llegamos a Cero
  • Supongo que también recordarás el ciclón de hace dos años, y las olas de 15 metros de hace tres
  • Sí, pero eso puede ser consecuencia del cambio climático
  • ¿Y los 150 niños muertos por envenamiento hace10 años?
  • Uno de ellos era mi sobrino- y me eché a llorar
  • Llora tranquilo, no te preocupes, tenemos mucho tiempo
  • No, ya es una muerte asumida, pero me he acordado de cuando dejaba que me metiera goles...
  • Hace 8 años una marea negra; hace cinco el derrumbamiento del edificio de correos, 24 muertos; hace 15 un coche bomba de ETA, 12 muertos...¿Quieres que siga?
  • No, por favor.
  • Aún no atas cabos?
  • No
  • ¿Sabes lo que ocurrió el 28 de Marzo de 1942?
  • No
  • Miguel Hernández, probablemente el mejor poeta español de todos los tiempos, murió de tuberculosis en la prisión franquista de este puerto de mar el 28 de Marzo de 1942, con sólo 31 años. Este año se cumplen 70 años. Esta ciudad está maldita desde entonces y de por vida.




2 comentarios:

  1. Pues no estamos lejos, si es que vives en esa ciudad maldita. La mía queda como ciento setenga kilómetros al norte y también tiene puerto. Mejor que todas esas maldiciones sean ficticias, pagarían justos por pecadores; bastaría con que Miguel y Federico tuvieran la gloria que merecen, sobre todo en sus ciudades. Que fueran su enseña y ocuparan un lugar de honor en sus itinerarios turísticos, al menos eso. Me ha gustado mucho tu relato, ánimo y a continuar. Bienvenido a este mundillo virtual.

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. GRACIAS POR PARTICIPAR Y HACERTE MIEMBRO!! No, no vivo en Alicante, simplemente le quería dedicar un enrevesado homenaje a Miguel Hernández. Miguel, Federico...Machado y Salinas en el exilio...No son buenos tiempos para la poesía, no creo yo que nunca se convirtieran en enseña de sus ciudades. Vivo en Vigo, un islote socialdemócrata en esta galicia pepera. Salud!!!

      Eliminar

Gracias por colaborar a que esto mejore :-) Sois tod@s muy bien recibid@s. SALUD!!