lunes, 18 de marzo de 2013

Amanecer deambulante

El amanecer cayó como un relámpago estrellado. Un segundo antes yo estaba durmiendo benditamente. Un segundo después asomado a la ventana, viendo el sol caer derretido como un mediodía saharaui. Lo primero que pensé es que me había quedado dormido. Miré el despertador, 6:57 A.M., fuí al ordenador, encendido como siempre descargando música, 06:58. Miré hacia lo lejos, en esta pequeña y agradable ciudad construida sobre leves colinas: en unos puntos amanecía, en otros era de noche, en algunos había un sol de mercurio.

Encendí televisión y radio, miré por internet. Nadie daba ninguna noticia sobre el fenómeno. Ni siquiera en el infomativo nacional de las 7 de la mañana. Era normal, siempre habíamos sido ignorados, ni siquiera el ferrocarril llegaba aquí.

Salí a la calle y encontré sonámbulos, zombies, todos nos parábamos a hablar sobre lo que estaba ocurriendo. Lógicamente, ni los más veteranos recordaban algo parecido.

Mis pasos me dirigieron al pequeño barrio que aún permanecía en oscuridad. Persianas bajadas, noche total, barrenderos de madrugada...Y mi reloj que marca las 3 y media. No me lo puedo creer, no sólo el amanecer deambula, también la hora.

Y amanece, con la misma brutal intensidad que en mi barrio, y el reloj salta a las 7. Veo legañosos asomarse a las ventanas, incredulidad, desasosiego, sorpresa...

Vuelvo a mi barrio y está en penumbra. En mi muñeca son las 9, de la noche, supongo. El ordenador lo confirma. E-mule, que ayer lo puse a bajar de un tirón 12 discos de Dexter Gordon, , ya ha bajado todos. Para él han pasado una noche y un día completos.

No tengo sueño. ¿Que habré pasado, 2 ó 3 horas despierto?. Vuelvo a entrar a internet y en la página de nuestro ayuntamiento simplemente insinuan que parece haber un pequeño desfase de amaneceres. ¡En la página de nuestro propio ayuntamiento!

No tengo ni idea de qué hacer, estoy perdido, desorientado, aturdido. Ya es de noche, 4 horas después de amanecer. Enciendo la luz de lectura y del cestillo de imprescindibles cojo al azar un libro, que resulta ser “El Aleph”. Mil veces lo habré leido, pero nunca me canso.

Ya no sé que hora es, ni mis relojes ni mi ordenador lo saben, pero a las 5 de ¿la tarde, la mañana? vuelve a amanecer, con la misma violenta crueldad que ¿ayer?. Se repite la aberración de barrios en penumbra, de noche, de día...Y seguimos sin aparecer en las noticias. En la calle ya no se habla, todo son caras deambulantes, extraviadas y llenas de terror.

´Se repite la misma monstruosa anormalidad durante una semana, pero yo al cuarto día ya comprendí lo que estaba pasando. En una de mis rutinarias caminatas, a las afueras de la ciudad, descubrí un edificio que nunca estuvo allí y en cuyo umbral rezaba “Universidad de Miskatonic, hogar del Necronomicón”.

2 comentarios:

  1. Te arriesgas a que quien no haya leído a Lovecraft no pille el final, pero me ha gustado, está xulo

    ResponderEliminar
  2. Gracias y bienvenido!!! Hay cervezas en la nevera ;-))
    Es que Lovecraft es para mí uno de los grandes, cuando realmente es minoritario. Anyway, lo hecho, hecho está.

    SALUD!!

    ResponderEliminar

Gracias por colaborar a que esto mejore :-) Sois tod@s muy bien recibid@s. SALUD!!