jueves, 28 de marzo de 2013

Las llaves

Había asistido a un concierto de Jazz, y tras la Jam y la tertulia con los músicos, le habían dado las cinco de la mañana. Al llegar al portal descubrió que no tenía las llaves. No era nada nuevo, la situación se repetía una vez por semana, al menos. Se las dejaba en el "vacia-bolsillos". Tenían una copia en "su" barcito de enfrente, que abría de 8 de la mañana a 12 de la noche, y como no solía ser noctámbulo, le solucionaba todos los problemas. Ya venía medio-achispado, así que decidió pasar las tres horas muertas que le quedaban haciendo tiempo en la cafetería 24h. del barrio. Pidió un cubata y, sin saber como, se encontró hablando con una mujer sentada a su lado en la barra. Era una cuarentona de muy buen ver.

Empezaron con las típicas generalidades del tiempo, la crisis, la corrupción..., y al poco ella le preguntó ¿Qué haces tu aquí un viernes a estas horas?, nunca te había visto. Le explicó la historia y ella se rió, claro. Entonces tu debes ser una habitual..."Trabajo en un local del centro que cierra a las 4, y al salir me vengo a tomar tranquilamente una copa aquí antes de subir a casa. Vivo al lado" Se acabaron contando media vida, ella tenía mucho que contar: antes de reinstalarse como camarera en su Vigo natal, había recorrido medio mundo ejerciendo los más variados oficios: trabajó el algodón en el delta, dio clases de castellano e inglés.en Austria, fue limpiadora en Nueva Zelanda... Èl sintió una punzada de envidia, nunca había podido viajar mucho, pero era lo que siempre quiso, investigador: 3 de sus patentes en microbiología generaban muchos beneficios. Y cuando se quisieron dar cuenta eran las 8 y media. "Hacía mucho que no conocía a un hombre como tú", dijo ella. Es recíproco, dijo él..

Ya habrá abierto mi bar, si quieres acompañarme podemos coger unas cervezas y subimos a mi apartamento, te va a gustar. Te invito de corazón, no busco nada, es sólo que me encuentro tremendamente cómodo contigo. "Vale, en esas condiciones acepto" - dijo riéndose.

Lo primero que le llamó la atención en su apartamento fueron los libros, los había por todas partes, bien ordenados, eso sí. Y luego un mueble estantería atiborrado de DVDs "¿Has leído todos estos libros?"
Un 90% o así. "Me encanta que me cuenten historias, como si fuera una niña pequeña, seguro que puedes sacar miles de ellas de estos libros". Imagino que sí, pero no me lo pidas ahora, ya estoy tan borracho que no podría. "Estamos igual los dos: yo hoy tengo el sábado libre de cada dos, ¿Tú cómo andas?". Libro sábados y domingos, o sea que cualquier plan será bien recibido. "Conozco una calita cerca de Hio a la que nunca va prácticamente nadie, te apuntas?" A un bombardeo!!!

Allí se despojaron en total confianza de todas sus ropas, no había nada que ocultar. El frío del agua les quitó las borracheras.

Ella apoyó su cabeza sobre sus muslos, y él le fue contando cuentos de Borges.

Fin de semana a fin de semana, cuento a cuento, su unión se fue profundizando Se convirtieron en camaradas, en más que amigos, en hermanos...Pero nunca hubo sexo entre ellos, aunque sí muchísimo cariño. Ambos pensaban que el sexo lo enrarece y ensucia todo.Y además ninguno estaba en disposición de gastar esfuerzo en otra relación. Como decía él "Tenemos todas las ventajas de ser novios, y ningún inconveniente".

5 comentarios:

  1. Nunca se sabe lo que puede dar de sí el olvido de las llaves...Personas tan diferentes, con algo en común, ¿Quizá la soledad, el desengaño?
    Saludos,

    ResponderEliminar
  2. Entre dos desengañados puede surgir una preciosa amistad, que a su vez les cure los desengaños.

    Un besico

    ResponderEliminar
  3. Me gusta esa relación por poco habitual, especialmente a partir de ciertas edades. No sé como se hace, pero suena bien. Borges decía que dos almas no se encuentran por casualidad. Anyway, estaba en el 5-minute break y ya me voy o me darás una colleja (me ha acabado pillando el toro, el carrito del helado y todo lo que quieras añadir). Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Ni tú ni nadie sabe cómo se hace . . . surge natural. Realmente el relato es un sueño, mi sueño particular.

    COLLEJA, PLAS!!! jajaja. Te has pasado todas las vacaciones aplazando la historia, y al final el tiempo, inexorable, te ha dado una lección. Ya lo sabía.

    ABRAZOS Y ARRUMACOS!!!

    ResponderEliminar
  5. Una muy bella relación, pero ¿de verdad que nunca habrá sexo entre ellos? Espero que no, porque ese sería el fin de la situación. Precisamente el otro día mantuve una charla con unos amigos sobre este mismo tema, ¿puede existir amistad, verdadera amistad entre un hombre y una mujer? Yo era de los pocos que defendían la postura del sí.

    ResponderEliminar

Gracias por colaborar a que esto mejore :-) Sois tod@s muy bien recibid@s. SALUD!!