jueves, 21 de marzo de 2013

Naufragas entre vientos

Naufragas entre vientos de ironía desgarrada. Intentas agarrarte a algo real pero todo es neblina. Ves los errores gigantescos, tu mente navega sin control, no hay lucidez, no hay ni rastro de autoestima. Te sientes como un Sonny Rollins asomado al puente del cual no sabe si nunca saldrá, o si saldrá hacia abajo. No estás roto, te han destruido. No queda intacto ni un milímetro de tí. Nubes de tormenta y grises paisajes imaginas. Te refugias en la música, que siempre te protege, aunque ahora no necesitas protección sino una tormenta de nieve que te congele hasta la muerte. Billie, siempre Billie, “All or nothing at all”. Todo o nada : nunca tuviste todo, y ahora tienes la nada más insondable.

¿Fue crueldad, o simple desprecio?. Nada importa. Nada. No te han arrancado el corazon, te lo han teñido de un negro de noche sin luna. Luchas por vivir muerto. Y es muerte lo que ves. La vida está al otro lado de las persianas bajadas. Pero eres incapaz de salir porque la verás reflejada en los mil rostros con que te cruces. Aquí te puedes esconder, en la calle la mínima ráfaga de viento te tumbaría.

Ni siquiera sientes dolor, es una lenta y sorda agonía. El dolor sería una señal de que vives. No hay ansiedad, no hay depresión, simplemente un vacio nebuloso que te hace pensar en el espacio interestelar que interpretó Coltrane. Coltrane sería una buena inyección de energía, pero no quieres una falsa energía que dure una hora y luego volver al pozo desierto.

¡Ojalá sintieras tristeza! La tristeza es una emoción manejable y casi dulce. Pero una fina capa de vacío te cubre entero y te separa del mundo. Deseas que ella entre en esa capa y te abrace, pero la viste alejarse entre una cortina de agua, por una calle perpendicular a la que tu seguirías , y sabes que esa lejanía entre el agua es lo último que verás de ella. Por eso naufragas y morirás de puro abandono.

6 comentarios:

  1. Nunca antes he leído un relato de desamor como este, que me traslade a ese estado que no se puede denominar como "sentimental" puesto que lo único que sientes es añoranza, y como bien cuentas, no tristeza.... pero bueno, no siempre naufragamos, sino que abordamos otros barcos antes de que el nuestro se hunda =).

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  2. Son un gran elogio tus palabras de que no habías leído un relato como éste. Yo ya no voy a abordar otros barcos, he tenido bastante desamor, no quiero arriesgarme más.

    SALUD!!!

    ResponderEliminar
  3. Buena disección,,,

    Ya estoy mejor, sin motivo para ello, pero mejor. Y eso que hoy me llega un pedido, pero nada, sigo aquí a merced de la rabia y la frustración y la indignación ajenas, como si yo tuviese la culpa de todo,,,,la madre quelos parió.

    Abrazos!!

    ResponderEliminar
  4. Bienvenido, ned, el deseado, jajaja. Me alegro de que te encuentres mejor!! Lo mejor es no esperar los pedidos y así alegrarte cuando llegan.

    SALUD!!

    ResponderEliminar
  5. Muy bueno. Yo creo que no hay que salir a navegar con la idea de alcanzar un buen puerto o hundirse. Lo importante es disfrutar el viaje y es entonces cuando aparece esa isla en la que refugiarnos a salvo de todo. El amor no se busca, te sorprende en el camino.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Para las personas normales tienes razón, Mister. Lo que pasa es que yo siempre elijo fatal, es como el que siempre pierde jugando al billar, mejor que lo deje.

    SALUD!!

    ResponderEliminar

Gracias por colaborar a que esto mejore :-) Sois tod@s muy bien recibid@s. SALUD!!