sábado, 20 de abril de 2013

Viudedad bien llevada

Nunca había entrado en un centro comercial. Eran muy escasas en su vida las veces en que había abandonado su aldea natal, de menos de 200 habitantes. Cuando hacía año y medio se quedó sola, pasado el duelo, sus dos hijas empezaron a decirle que bajara a la ciudad con ellas, podría estar medio año en casa de cada una. No había ningún interés oculto, toda la familia era una piña. Y luego estaban los nietos,de 6, 8, y 9 años. Estar cerca de ellos y escuchar sus eternas discusiones Madrid-Barça la reverdecían.

Pero era una mujer joven y vital de 62 años a la que aún faltaba mucho para tener que prescindir del cuidado de sus campos. Sabía que sus hijas iban a estan muy preocupadas por saberla allí sola, pero ella se sentía fuerte para aguantar muchos años más de independencia.

Ganó su voz, y la situación siguió como antes. Un fin de semana que bajó a ver a su familia, sobre todo a sus nietos, le ofrecieron llevarla a conocer un centro comercial. Ella sólo tenía una vaga idea de lo que era, así que aceptó.

Cuando entraron en la catedral del capitalismo casi le da un ataque: cientos, sino miles, de personas; estantes abarrotados de mercancia hasta donde alcanzaba la vista; continuos anuncios de la megafonía a un volumen altísimo; docenas de carros atiborrados de mercancia...Su deseo era largarse de allí inmediatamente, pero disimuló ante su familia y les dijo que sí, que lo visitaría. A lo largo de la estancia pareció irse acostumbrando, y en algún momento incluso sonrió.

Cuando fueron a pagar, saltó la alarma. Nada fuera de lo corriente. Se comprobaron las llaves, las hebillas de los cinturones...nada por ese lado. Entonces llegó lo desagradable: registrar a las personas. Cuando le llegó el turno al gran bolso de la abuela, aparece una bella figura de un hada de unos 40 centímetros de altura.

"No marcaba precio..."

10 comentarios:

  1. Estantes abarrotados de cosas que nadie necesita y que suponen someter a un montón de gente a fabricar chorradas. La abuela de tu relato es como mi madre (background incluido), pone orden en mi cabeza cuando entramos en algún templo de consumo. La adoro. Welcome again Mario.

    ResponderEliminar
  2. Pobrecilla, y al final se dejó deslumbrar por el que seguramente era el más inútil de todos los objetos del centro comercial.
    Me ha gustado mucho, sobre todo por esa inocencia resultante de estar apartado del atosigado mundo urbanita, que poco tiene que hacer ante los códigos establecidos de este mundo ¿civilizado?

    Muy, muy bueno.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Solemos encapricharnos de boberías.
    Después de aguantar la corriente humana que se mueve por esos cauces, la pobre quiso llevarse un trofeo...
    Buen relato, sastrecilo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Joder, chicos y chicas, gracias, gracias, gracias!! Despues de más de 10 días sin publicar, , y muy enfermo, no os imaginais lo que ésta acogida supone para mí. Yo tengo una fobia especial a los centros comerciales, y a los 20 min. estoy asfixiado.

    k b : a mí por suerte no hace falta que nadie me ponga orden, sólo voy y entro cuando hay una super - oferta que me interesa, no miro nada más, y me voy.

    Mister, yo pensaba que el relato era relato una mierda, de hecho no pensaba publicarlo, y sólo lo hice para reactivar el blog, pero tu crítica me anima mogollón.

    Niebla : yo creo que fue pura inocencia, si no marcaba precio es que era gratis. Me alegro de que te haya gustado, debe ser que Mozart inspira...

    ResponderEliminar
  5. Muy bueno Marius, este es de premio, no te estoy haciendo la ola, pero me parece que si lo mandas a un concurso de micros que cada vez hay más,,, y si no hay chanchullo de por medio, merecería estar ahí. Y cuídate meloooooooón.

    Abrazo!!

    ResponderEliminar
  6. BIENVENIDÍSIMO, NED!!! (a ver si retomamos la conexión epistolar). Yo aún estoy convaleciente pero feliz!! - tras el infierno de 2 semanas.

    Que va!! No es de premio, si es una pijada...

    Por el momento paso de concursos, me conformo con el blog.Me crearía ansiedad.

    PERO GRACIAS POR TU ELOGIOS!!!

    Cuidémonos los dos!!!

    Y pasando a los discos, he conseguido evitar la compra del "Peoples, hells, angels" de JIMI, voy por buen camino. Este año está consagrado a la discografía completa remasterizada -y en vinilo- de LZ, cuando el neurótico perfeccionista de Page acabe el trabajo.

    ABRAZAZOS!!!

    ResponderEliminar
  7. Tampoco te pases, ni por exceso ni por defecto, te mereces algún disquillo y/o libro de vez en cuando. Bastante jodidos estamos ya como para cortar de raiz. Yo me lo he propuesto, no del todo, pero si en gran medida. No sé si podré ser fiel a la idea. Abrazosy cuidate!

    ResponderEliminar
  8. Es que aún tengo en mis anaqueles tanto por redescubrir... (y algunas cosas por descubrir, aún sin desprecintar). Yo ya te digo, este año dedicado a Zepp, que la discografía completa en vinilo no va a bajar de 250 €, o sea que toca recortar de lo demás.

    SALUD Y FUERZA!!

    ResponderEliminar
  9. Pues a mí también me ha gustado mucho, una historia de sencillez e inocencia enfrentados al maremágnum superficial del marketing. El final es jocoso al tiempo que algo triste. ¡¡A seguir así, Mario!!

    ResponderEliminar
  10. Joder, Rume, algo oculto debe de tener el relato que yo no capto, de hecho no pensaba ni publicarlo, sólo lo hice para reactivar el blog. Es la primera vez que un relato mío que no me gusta, gusta a los demás. Cosas veredes...

    UN ABRAZO!!

    ResponderEliminar

Gracias por colaborar a que esto mejore :-) Sois tod@s muy bien recibid@s. SALUD!!