martes, 11 de junio de 2013

Brevísimo poema sin titulo

(Este es mi primer poema con un intento de métrica y rima. Por mucho que me guste la poesía, Dios me hizo un sencillo narrador de historias, nunca un poeta. Creo que, una vez leído, predomina el contenido sobre el continente)



En absoluto blanda ni agitada

con la piel del rostro ruborizada pero suave

con un gozo de alegría afilada

recibió la deseada noticia como encaje.



Encajar que olvidaba a su amante

por inexperiencia, por engaño, hombre oscuro

sibilino y reptiliano cual serpiente

al que ahora la noticia convertía en ser puro.



Se sintió amante, amada e importante

levando anclas desde un puerto inmundo

contribuyendo un poco a limpiar y sanearse

a toda la vileza y suciedad de este mundo.



Salió del edificio henchida y navegando

sobre mares de verde y diáfana esmeralda

ya en su interior gozando y percibiendo

una nueva vida, una vida con ansia deseada




Desde que el hombre de blanco le dijo:

¡Estás embarazada!

2 comentarios:

  1. ¡Cuantas cosas pueden cambiar un par de palabras!
    Salu2.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, Alfredo, unas pocas palabras pueden cambiar destinos, lástima que no el de la humanidad.

      Un abrazo!!

      Eliminar

Gracias por colaborar a que esto mejore :-) Sois tod@s muy bien recibid@s. SALUD!!