sábado, 22 de junio de 2013

Flores de papel.

En la esquina de mi calle una mujer fabrica preciosas flores de papel. No pide nada por ellas, tan solo "la voluntad, para comer". Yo a veces le "compro" una, y se la regalo a alguna amiga o a mi madre (o a mí mismo). Las flores son de una filigrana exquisita, verdadera maravilla multicolor.
Y la mujer está realmente esquelética, nadie podría dudar de que pide para comer. Sin embargo, magra es su cosecha diaria. Vivimos en un barrio comercial y trabajador donde cada céntimo cuenta.
En la esquina nos solemos sentar los chalados del barrio: ella, un chavalote que subsiste de la Risga, otro que hace pompas de jabón para los niños, y yo, loco oficialmente desde 2010.
Ella tiene además 2 bocas que mantener, y lo que más agradece es que le compres frutas, verduras y hortalizas, ya que el banco de alimentos sólo suministra arroces, legumbres, pastas, y otros alimentos secos.
Por las tardes trabaja en varias casas haciendo labores de costura, y poquito a poquito va llenando el zurrón.
Este horroroso invierno que según todos los pronósticos acaba hoy, apenas la he visto, no estaba el tiempo para la venta callejera. Un día que nos encontramos me contó que le iba bastante bien con las labores a domicilio, incluso parecía haber ganado un par de kilos.

No siempre hay redención para los condenados, pero a veces pasa: el hijo de una de sus clientas quedó prendado de sus brocados y le ofreció trabajo en una empresa de telas que recién empezaba a despegar. A ella no había labor textil que se le resistiera, así que pronto se convirtió en imprescindible. A los más allegados nos ofreció una modesta fiesta de tortilla, ganchitos y cerveza. Todo decorado por sus deliciosas flores. No las volveremos a ver en la esquina, pero un alma se ha salvado del infierno.

11 comentarios:

  1. Ohhh me alegro mucho por ella. Parece que en el mundo en el que vivimos todo está hecho de forma industrial, pero a mí me encanta lo artesanal, es más especial.
    Es un detalle muy bonito que le compraras flores, ella se tuvo que sentir muy feliz al ver que alguien se interesaba. Luego os lo agradeció. Si es que las personas más humildes son las más agradecidas.
    Saludos Sastrecillo, un relato genial, como siempre.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Indira!! Estos dos últimos relatos los escribí la semana pasada, pero ahora me siento un poco seco. Sin duda por una medicación antidepresiva que me falta y no puedo coger hasta mañana por la noche. He hecho un "planning" para publicar relatos antiguos una vez por semana (bueno, no tan antiguos, del año pasado). Pero ahora que ¡¡ POR FIN !! ha llegado el Verano seguro que se me ocurren ideas. Dan bueno para los próximos diez días!!

    Bueno, de hecho tengo 7 ideas, pero ni pajolera de cómo desarrollarlas. El martes va un poema "de los míos" dedicado, como no, a Dylan.

    Seguiremos informando

    MUAKS!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola sastrecillo, hacia tiempo que no leia ningun relato tuyo y me ha gustado mucho.La verdad es que en la sociedad que vivimos actualmente hay poca gente que se atreva a escribir relatos de la dura realidad porque se lleva el cotilleo de famosos.Espero que siga tu inspiracion y fluyan más relatos.Me gusta leer tus relatos lo que ocurre que no tengo ordenador y no siempre puedo entrar en tu blog pero la verdad me gusta como enfocas tus relatos y no todo el mundo tiene ese don que tú tienes para escribir sigue asi.UN SALUDO.

      Eliminar
    2. Juan M Sánchez :

      Me ha gustado la lectura que haces al final, sastrecillo. Ayer le di un euro a un hombre delgadísimo que pedía en el cercanías de Vallecas. Me dio las gracias, eso creo. Tambie oí que alguien decía que se lo gastaría en drogas -probablemente sería así, o no-.
      Si se hunde el mundo -pensé-, que no sea por mí.
      Un saludo
      Juan M

      Eliminar
    3. Bueno Sastrecillo, pues me parece una opción genial ir tirando de relatos que ya tenías! :)

      Un abrazo

      Eliminar
  3. Me ha gustado la lectura que haces al final, sastrecillo. Ayer le di un euro a un hombre delgadísimo que pedía en el cercanías de Vallecas. Me dio las gracias, eso creo. Tambie oí que alguien decía que se lo gastaría en drogas -probablemente sería así, o no-.
    Si se hunde el mundo -pensé-, que no sea por mí.
    Un saludo
    Juan M

    ResponderEliminar
  4. Pensaba que eran historias reales.
    Bueno, quizás lo son aunque tengan otros nombres y ciudades.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Son historias semi-reales: parte real-parte ficticio. La verdad es que, casos aislados aparte, no sería un buen escrcritor de Ficción, necesito aferrarme a la realidad y de ahí inventar. Estos dos últimos cuentos son reales por lo menos en un 75%. No valgo para la ficción pura, y menos con la que está cayendo.

    UN SALUDOI!!

    ResponderEliminar
  6. "Anónima", agradezco infinito el esfuerzo que haces de acercarte a un cyber del rural para leer mis relatos, es un regalo precioso.

    ResponderEliminar
  7. Juan M., tienes razón, si se hunde el mundo que no sea por tí.

    ResponderEliminar
  8. INDIRA, es que no hay otra, si quiero mantener el blog con periodicidad tendré que tirar de lo ya escrito, por lo menos una temporadilla, que nuevas ideas sé que se me ocurrirán. Besos.

    ResponderEliminar

Gracias por colaborar a que esto mejore :-) Sois tod@s muy bien recibid@s. SALUD!!