viernes, 14 de junio de 2013

La vida en facebook (dentro y fuera)

Estaba casi sola en el mundo: sus padres habían muerto en un accidente de tráfico, no tenía hermanos, y sus abuelos, tíos y primos la ignoraban. Sólo tenía una amiga que sabía que daría la vida por ella y que, aunque emparejada y con mucho trabajo, hablaban por teléfono todos los días y se veían una vez por semana. Era su hada protectora. Un día, su amiga, Marisa, le habló de facebook: mira, Lucy, no es como esos sitios para ligar (aunque habrá quien esté para eso), sino para conocer gente con aficiones comunes y encontrar amigos que tuviste y que se perdieron por el mundo. A tí te encanta la pintura renacentista, las carreras de motos, el senderismo...Seguro que encuentras mucha gente afín. Es gratis y facilísimo darse de alta, pero yo te ayudo. Eso sí, ten mucho cuidado, siempre hay manzanas podridas

Contactó con mucha gente de otras ciudades, pero en la suya propia (Castellón), conoció a dos chicas y un chico para hacer senderismo. Gente muy maja y sana. ¡Ya no estaba tan sola! Bendijo a Marisa por meterla en ese mundo.

Pero también conoció a alguien especial, alguien que le hizo "tilín". Compartían un montón de gustos y opiniones, y parecía un chico respetuoso, bien hablado, nada noctámbulo...Como le pasaba a ella, sólo había tenido un amor en su vida, de los cuales ambos estaban recuperados. En las fotos no se podía decir que fuera un chico guapo, pero tenía un puntito atractivo y resultón. Ella, sin ser un bellezón, destacaba de la media.

Había un problema: él vivía en Teruel y ella en un pequeñísimo estudio de menos de 30 m2, donde dormía en el sofá-cama, y adonde no se podía invitar a nadie. El apartamento de Benjamín tenía dos habitaciones completamente equipadas, y ella podría instalarse en una un fin de semana. Le dió miedo, y compartió con Marisa toda la correspondencia que se habían cruzado. Ésta le dijo que tuviera cuidado, pero que en principio le daba buena onda. Si la cosa iba a mayores, tenían las dificultades de la distancia y estar los dos en el paro, pero no era momento de pensar en eso.

Así que una madrugada de Jueves a Viernes cogió un autobús y a eso de media mañana estaba en Teruel. El autobús se adelantó y suponía que él llegaría algo tarde, así que se dispuso a desayunar. "No sé qué pedir" dijo en voz alta. Te recomiendo el croissant a la plancha con mantequilla y mermelada, le dijo un señor de unos 60 años sentado a su lado en la barra. Empezaron a hablar de intrascendencias, y al poco rato Javier propuso sentarse a una mesa. Ella aceptó.

- ¿Que te ha traido desde una ciudad con playa a "Teruel existe"?
Ella rió, y le contó la historia.

Mira, aunque me veas un viejales, estoy bastante puesto en tablets, e-readers, laptops...y en internet, por supuesto. Ten un cuidado extremo, y si estás en dificultades, mejor nos intercambiamos los teléfonos y te doy mi dirección. No pretendo nada con una veinteañera, como puedes suponer. Soy viudo desde hace 4 años y ella fue y será mi único amor. Pero por favor, estás sola aquí, no dudes en recurrir a mí, podrías ser la nieta que nunca tuve.
Ella asintió, se sentía más segura y protegida.

Con más de media hora de retraso apareció Benjamín, no era un buen comienzo. La reconoció al instante, se sentó y dijo "Hola Lucy"; Hola Benjamín, y se intercambiaron dos besos en la mejilla.
Para cualquier observador imparcial estaba claro que Benjamín a Javier no le daba buena espina. Pero Lucy estaba onnubilada, totalmente embobada.

"¿Querrás dejar tus cosas en casa, no?" Sí, claro. "Bueno, Javier, ha sido un placer". Igualmente.

Nada más entrar, Benjamín echó mano a sus pechos. Ella casi se desmaya de la impresión, de su boca salió un hilillo de voz que pugnaba por decir "¿Qué haces?, no me toques" ¿Pero qué dices?, aquí hemos venido a follar, sí o sí!! Y ella recordó el consejo de su padre, un buen hombre que le dijo "Ante cualquier problema con un chico, patada en los cojones". Sin saber de donde, sacó las fuerzas y dio un rodillazo voraz contra la entrepierna de Benjamín, que le hizo caer al suelo sin respiración. En una nebulosa, abrió la puerta y echo a correr. Ya en la calle, lo que quedaba de su despierta mente razonó que lo mejor era huir en zig-zag.

De repente se acordó de Javier, dudó por ser otro hombre, pero su carita de Papá Noël no podía ser fingida. Le llamó y él dijo "No me cuentes, algo ha ido mal. Si puedes, en cinco minutos en la puerta de la catedral mudejar. Tengo una motazo, una Triumph". OK, dijo ella.

Teruel es una pequeña ciudad donde llegas a cualquier sitio en 20 minutos, así que en menos de 10 estaba en la catedral. Javier ya estaba allí. Le sorprendió verle todo encuerado, atuendo motero. Se acordó de Elvis en el '68 Comeback Special. El cuero y la Triumph le rejuvenecían.

"No me cuentes de momento lo que ha pasado, sólo dame un fuerte abrazo y llora si quieres". Ella hizo ambas cosas...y seguro que para los viandantes formaban una extraña pareja: un alto y fuerte motero entrado en años, y una frágil jovencita. ¡Mierda para los cotillas!

"Vamos a mi casa y me cuentas, no tengas miedo". Si no te importa, -dijo ella- prefiero una terraza, necesito conocerte mejor."Perfecto". Según charlaban en la terraza, aumentaba la sensación de que ya tenía dos ángeles guardianes, Marisa y Javier. Se decidió a ir a su casa.

Una vez allí, aumentó su sensación de encontrarse con un "loco" inofensivo: carteles de los Beatles por todas partes, bufandas del Liverpool y de la Real Sociedad, una camiseta roja de Xabi Alonso, un enorme arco de "This is Anfield" presidiéndolo todo,y un mástil del cual pendían las banderas del Liverpool y de la Real.

"No estoy loco, tranquila, tú eres una universitaria y yo apenas estudié: mis pasiones son los Beatles, las motos y el fútbol. Y hace unos años descubrí la informática y también disfruto mucho con ella."

Lucy le dijo que compartian la pasión por las motos, que tenía el carnet pero no burra, no pensaba comprarse nada de menos de 500 cc., y el dinero no le llegaba. "Bueno, hay has ido de paquete en una Bonneville 750". ¡¡En una Triumph, joder, no me lo puedo creer!! "Triumph es LA MOTO, lo demás son bicicletas con motor"

Lucy rió, y a él se le quitó la opresión en el diafragma. "¿Qiueres contarme?" Prefiero olvidar, no ha sido para tanto, sólo que no me explico como alguien gasta 3 meses en conquistar a una chica sólo para echar un polvo... "He leído sobre casos iguales y peores. Yo no estoy en Facebook, sólo frecuento foros de los Beatles, de motos, de la Real y del Liverpool, sitios tranquilos. Y muchos blogs culturales, quiero aprender cosas que no pude."

"¿No vas a llamar a Marisa para contarle lo que ha pasado?" ¡Ostras, se me olvidaba !. "Yo me voy a la otra habitación para que esteis agusto hablando entre chicas" "Además que en el foro estábamos en plena conversación sobre los fichajes que necesita la Real cara al año que viene".

Marisa tenía mucho trabajo, pero sacó casi una hora para hablar con Lucy. Ésta gritó, pataleó, insultó, lloró...algo que no podría haber hecho con Javier. Después de la descarga de odio, se sintió más tranquila. "Y ahora te coges un bus y vienes a Castellón, voy a buscarte" -dijo Marisa. No, me quedo en Teruel, he conocido a un sesentón que literalmente me ha salvado, y me quiere enseñar alguna de las maravillas de la provincia. "Ten cuidado, no te vaya a salir rana...". No, este no, basta con mirarle a la cara, a los ojos...Es mi ángel guardian #2. "Ojalá". Lucy le prometió llamarla todas las noches.

Le enseñó tantas maravillas ocultas, paseando o a lomos de la Triumph, que ella no se podía explicar como Teruel era tan desconocido. "Supongo que estamos en el sitio equivocado...".

El vierves decidió bajar a Castellón, llevando en su morral una provincia maravillosa y el abuelo que nunca tuvo. El reencuento con Marisa fue sobrecogedor, y también acudieron sus 3 compis de senderismo. No, definitivamente ya no estaba sola.

Lo primero que hizo fue borrar su cuenta de facebook.

A las 3 semanas apareció Javier con su Triumph. "Toma, te la ,regalo". Pero..., pero..., pero. "Has dado sentido a mi vida, alguien por quien cuidar, y hace tiempo que andaba detrás de la Bonneville 790, dinero no me falta".¡No puedo aceptarla!. "Bueno, si prefieres que acabe en el mercado de 2ª mano...". Clarísimo chantaje emocional que funcionó.

Consiguió un empleo de secretaria en La Vall d'Uxo, y alternaba sus fines de semana entre Marisa, sus nuevos amigos de trekking, y Teruel. ¡Nunca había sido tan feliz!
!

11 comentarios:

  1. Hola, me ha gustado mucho el relato,lo veo muy real , este mundo de facebook tiene muuuucho peligro, pero en este caso, le ha compensado y con creces; hay que mirar lo positivo y para Luci lo ha tenido.
    El tal Javi me ha caido estupendamente, sabes, a mi tambien me va la Real, este año lo ha hecho de maravilla,veremos que papel juega la proxima temporada.
    Veo que vas como un rayo en este blog, me alegro mucho,que siga así.
    Un saludo cariñoso PYLY

    ResponderEliminar
  2. ¡¡GORA ERREALA!! Acojonaíto estoy de lo que podamos hacer en Champions, pero el "pelotazo" en la liga ya lo hemos dado.

    Javi también se ha convertido en una sorpresa para mí, iba a ser un encuentro casual, y se ha convertido en el personaje central del relato. Me gusta dejarme llevar e improvisar.

    Yo en facebook me he dado de alta 3 veces, animado por amigas, y las 3 me he dado de baja a los 15 días, eso no se hizo para mí.

    UN BESAZO

    ResponderEliminar
  3. Las redes sociales pueden ser peligrosas y hacer caso a los prejuicios aún más. Interesante historia. Yo conocí a mi pareja por internet y le debo mucho a las redes, pero es verdad que hay que tener mucho cuidado. Una historia muy actual.

    Un saludo.

    José.

    ResponderEliminar
  4. Creo que al final tuviste miedo. Yo esperaba que el maduro motero se mostrara como un sátrapa cualquiera y que quisiese llevar a la chica al huerto. Te comprendo, para algunas personas es difícil ser un abusón hasta en los cuentos. Muy entretenido.
    Salu2,

    ResponderEliminar
  5. Jose Luis, me alegro infinito de que conocieras a tu pareja por internet, pero por amigas mías sé que lo habitual es lo que yo relato.

    No tuve miedo, Alfredo, según iba escribiendo me daba cuenta de que me pedía un final feliz y un bonachón como Javier. Me alegro de que te parezca entretenido, mis facultades literarias no aspiran a más.

    ResponderEliminar
  6. Hola, Sastrecillo valiente. llego aquí desde el blog de Humberto Dib. Me ha gustado el relato. Está bien narrado, tienes un personaje con un conflicto que al final se resuelve. El personaje del sesenton, encantador. Un buen relato. Un abrazo.
    Tu confesión en la presentación de ti mismo me ha parecido valiente. Yo soy solo ciclotímica y lo llevo bastante bien con la medicación. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Humberto es mi escitor favorito de mi particular blogosfera, o sea que el agradecimiento es doble!!

    Por fin alguien me habla de personajes! Mis balbuceos fueron descriptivos, luego narrativos, y ahora estoy tratando de crear personajes, lo cual en 2 ó 3 carillas no es fácil. Javier necesitaba claramente un fortalecimiento, Benjamín pudrirse en la nada... y en los personajes de chicas aún no penetro...

    Mi "confesión" no la veo como tal, no he hecho nada malo para tener que confesarme, cuento una característica mía como ser Vasco, Vigués de adopción, lector y melómano confeso. Lo que sí intento es quitarle hierro a las "enfermedades mentales", demostrando que un enfermo puede razonar, ser creativo y, a pesar de sus períodos bajos, si cumple con la medicación y no se somete a períodos de sobre-excitasión o ansiedad, lo va llevando.

    Un besico

    ResponderEliminar
  8. Me ha gustado mucho tu relato. Es completamente real. Deben de existir cuantiosos casos de decepción al conocer a una persona después de haber hablado con ella. Supongo que es más común de los que nos imaginamos. Qué gran personaje javier! La relación que acaba manteniendo con Lucy, tan fraternal, es conmovedora. Ella ha perdido a sus padres siendo muy joven, necesita una figura protectrora y la acaba encontrando cuando menos se lo espera y de la forma que menos podría imaginar.
    Un gran relato!
    Saludos.

    ResponderEliminar
  9. Gracias por tus elogios, Indira!!! Yo ya he vivido la decepción mutua de conocerse en persona tras un previo buen rollo por internet. Fastidia...pero lo que le pasa a Lucy es otro nivel.

    El personaje de Javier es esencial, y no estaba planificado así ni de coña. Es el abuelo que todos quisimos tener

    PD: no hay forma de que me deje enlazar tu blog en el mío. Seguiré intentándolo...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Cuantasssss historias de estas corren a trabes de la red...cuantasss desilusiones y cuantos chascos...Es una pena que no nos mostremos tal cual somos...pero..eso no lo vamos a cambiar.

    Muy bonito sastrecillo, sigue cortando vestidos y trajes en tu blog porque lo haces muy bien. Besitosss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Midala!!! Nunca podré ser un escritor de ficción, me inspiran las historias cotidianas, pero eso tampoco está mal.

      Seguiré cortando trajes!!!

      Un besico

      Eliminar

Gracias por colaborar a que esto mejore :-) Sois tod@s muy bien recibid@s. SALUD!!