martes, 2 de julio de 2013

Cabeza voladora

No tenía ni idea de lo que le pasaba, nunca le había ocurrido algo similar: su cabeza volaba, pero no volaba en una dirección concreta; en ninguna y en todas a la vez. Al menos, no sentía que se le separara del cuerpo, como le dijo un borracho en un bar.

Sólo daba vueltas y más vueltas, trazando espirales y orbitas planetarias excéntricas: lo mismo recordaba su séptimo cumpleaños que a la última amante que tuvo. O no recordaba nada y simplemente contemplaba esa mente a veces circular, a veces elíptica. Era como observar un baile ritual desde la altura del Everest.

Era algo agotador: intentó con infusiones, fue a la herboristería a por las capsulas de valeriana más fuertes que tuvieran. Le conocían de sobra, era vegetariano e iba allí a comprar germen de trigo, levadura de cerveza, soja, comprimidos de todas las vitaminas del complejo B...y remedios para gripes y catarros o cualquier malestar. Les contó lo que le pasaba (sin poder hilvanar una frase coherente y hablando como Yoda),. Fueron sinceros: “La valeriana no te va a hacer nada”. “Ya sabemos que eres tan reacio como nosotras a la medicina oficial, pero yo subiría a Urgencias”

Se sentó -o eso creyó- en un banco de la calle. Con la cabeza patinando sobre hielo, el ruido del tráfico, su rechazo a la medicina oficial, y lo que le habían dicho en la herboristeria, pensó en tirarse debajo de un camión. Para mayor ironía, no se había sentado en un banco, sino en el escalón de acceso a una empresa de pompas fúnebres.

De los males el menor, se decidió a subir a urgencias en un taxi. Estuvo 3 horas esperando a que le atendiera un psiquiatra, y su mente seguía torturándole.

El psiquiatra le dijo que era un brote psicótico y llamó a un practicante para ponerle una inyección intramuscular de una sustancia llamada olanzapina. Casi inmediatamente notó que la velocidad de su mente y los ciclos se calmaban, pero empezó a notar también que se le caía la baba por la comisura derecha y que apenas podía pensar. Los tres últimos años de su vida los pasó encerrado en su casa, con su madre, convertido en vegetal.

15 comentarios:

  1. Vaya, seguro que nadie le recomendó dedicarse a la música o a cualquier otro talento. Es más fácil darle anfetaminas a un muchacho para que deje de darnos la paliza... Así se "trata" el déficit de atención y la hiperactividad, y luego nos quejamos.
    Un saludo, sastrecillo
    Juan M

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy bien apuntado, Juanma, lo de la hiperactividad y deficit de atención. Estudios serios apuntan con toda probabilidad a que se trate de muchachos SUPERDOTADOS, que pillan todo a la primera, y luego se aburren como percebes y montan bulla. Los examenes los resolverían con la punta del cipote, pero pasan de esa mierda. Deberían ir a escuelas especiales, en mi opinión. Mi opinión está sesgada, claro, porque además de bipolar soy superdotado (aunque con tanto pastillaje supongo que ya no lo soy), y mis "compañeros" me torturaron en primera y secundaria.

      SALUD!!!

      Eliminar
  2. Vaya, me alegro de que menciones la hiperactividad y el déficit de atención, porque los estudios serios concluyen que se trata, en su mayoría, de muchachos SUPERDOTADOS, que pillan todo a la primera y luego se aburren y hacen gamberradas y molestan. Y les aburren los exámenes. Y aquí se les sigue tratando como gamberros o cosas parecidas. Mierda de país!!

    ResponderEliminar
  3. Tenía que haber pasado por aquí antes de colgar mi último cuento; no lo hubiera hecho, va de pastillas.
    Oye, me haces estudiar, y he visto, que esa medicación también se pone en inyecciones intravenosas. Menos mal que al pobre no lo mataron allí mismo. Al menos, y aunque suene doloroso, la madre lo conservó por un tiempo.
    Salu2.

    ResponderEliminar
  4. Para mí que las farmacéuticas echan algo en el agua que bebemos...

    Saludos

    ResponderEliminar
  5. ALFREDO: gracias por avisar, no leeré ese cuento. Me alegro de hacerle estudiar a una persona tan inquieta. Si, la olanzapina puede usarse por toma bucal o inyección. Desde que se ha puesto de moda los psiquiatras la recetan para todo. Es lo que se denomina un neuroléptico, porque ralentiza la actividad mental. Mañana colgaré un "poema" que escribí hace un tiempo sobre los neurolépticos.

    JONHAN: las farmaceúticas son lo más hijo de #### de este mundo. Con una pequeña -pequeñisima- porción de sus ganancias podrían evitar todas las pandemias de äfrica. Pero les da por saco.

    ABRAZOS PARA LOS DOS (y gracias por intervenir)

    ResponderEliminar
  6. Mario nos has conseguido deprimir y mira que para eso...Estabamos pensando en una amiga nuestra que tenía muchos problemas así como el que cuentas, y resulta que era un problema hormonal, de tiroides. Un buen anáilis nunca viene mal, piensa que en definitiva tan sólo somos química.
    Beitos y levanta el ánimo. Lola y patricia

    ResponderEliminar
  7. Mario nos has hecho pensar en una amiga que tenía un problema parecido, y en un análisis rutinario le detectaron un problema tiroidal, y es que somos pura química, en cuanto algo se descuadra ya no somos nosotros mismos. Animo y a seguir con la escritura.
    Besos de Lola y Patricia

    ResponderEliminar
  8. Lola y Patri, gracias por intervenir !!

    A mí ya me hicieron las pruebas del tiroides, y parece que nada por ese lado. ¿Que te va a decir un biólogo? Pues que sí, que todo es bioquímica. Mi enfermedad es genética, pero tiene que producirse un desencadenante, sino está latente durante generaciones. Mi desencadenante fueron una serie de comportamientos y circunstancias que no quiero recordar.

    Besicos

    ResponderEliminar
  9. Mario no queríamos recordarte cosas feas, aunque a lo mejor lo que hablamos el otro día, bueno escribimos, la escritura puede ser liberadora, y te digo algo más, tal vez tu experiencia podría servir a muchas personas, no sé de que comportamientos hablas, ni pido que me los cuentes , pero piensa en lo que podría ayudar , ¿ has pensado en un libro de auto ayuda ?. Explicando tu vida anterior como surgió todo , los problemas con los que te encontrastes, escollos que salvar, no sé tienes un montón de historias que has conseguido saltar. ¿ Y crees que no hay jóvenes por ahí necesitando tu experiencia?. PONTE A ELLO.
    Besos Patri.

    ResponderEliminar
  10. Si me he pasado dímelo.pero no hay nadie mejor que hable de algo que el que lo haya sufrido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Patri, por dios, no te has pasado para nada, quítate es idea de la cabeza inmediatamente!!.

      Lo del libro de auto-ayuda lo he pensado, pero para ser riguroso lo debería co-escribir con un psiquiatra, y no conozco ninguno que esté dispuesto, todos son de la linea "pastillera", y yo, aunque tengo que tomar muchas pastillas, estoy convencido de que con muchas menos estaría bien.

      Escribir un libro aconsejando a la gente es una cosa muy seria, no creo que me atreviese. Estás jugando con VIDAS, y eso es sagrado.

      Lo que sí puedo decir, porque me lo dijo una psiquiatra, es que los bipolares debemos huir de toda SOBRE-EXCITACIÓN, ya sea alcohólica o de otras drogas, ya sea sexual, ya sea musical...quizás Mozart y un baño de sales podrían ayudar más que 3 pastillas, pero no conozco ni por asomo un psiquiatra que vaya en esa linea. Quizás uno, pero se ha jubilado y no sé cómo localizarle...

      Y luego está el factor personal: no quiero recordar los años 1995 y 1996, que son los básicos para explicar mi caso, y sería doloroso volver a ellos. Ya los exorcizé hace años mediante la escritura, y no quiero revivir aquella pesadilla, porque ya está muerta y sería como profanar un cementerio.

      Ahora el que espera no haber sido duro soy yo...UN BESAZO!!

      PD: voy a colgar ahora mismo el "poema" sobre los neurolépticos.

      Eliminar
    2. No te has pasado para nada, simplemente que me gustaría que éste no se convirtiera en un blog sobre mi enfermedad, sino en un blog literario

      BESOS!!!

      Eliminar
    3. Oye, Patri, de verdad que no estoy enfadado PARA NADA, sólo que no quiero hablar de mi enfermedad más de lo que he hablado ya, quiero que el blog siga siendo una distracción. MUCHOS BESOS.

      Eliminar
  11. Una buena historia, Sastrecillo. Los médicos cada vez hacen menos casos a los pacientes, o esa es la sensación que yo tengo. Te miran por encima y entonces intuyen que tienes algo leve.
    Hay muchos casos de hiperactividad que no son detectados. Yo creo que en los colegios los profesores deberían vigilar estas cosas, porque se nota cuando alguien es sumamente inteligente pero no puede concentrarse. Bueno creo que se debe notar.
    En resumen, me ha gustado!
    Saludos!!

    ResponderEliminar

Gracias por colaborar a que esto mejore :-) Sois tod@s muy bien recibid@s. SALUD!!