martes, 9 de julio de 2013

HISTORIA DE DOS SOLEDADES ENCONTRADAS (parte 4 de 4)

Azucena se quedó destrozada. Él le dijo que gracias a ella se le había curado la misoginia, y ahora le gustaban las mujeres. Azucena ni veía ni escuchaba, era un mar de lágrimas y sollozos. Xavier no sabía qué hacer, así que se fue.

Azucena tuvo que ir al médico que le receto antidepresivos y ansiolíticos. Gracias a ellos pudo ir a trabajar, pero cuando volvía a casa, todo era llorar y llorar. Adelgazó 15 Kilos en 2 meses, estaba esquelética. Cuando ya estaba pensando en tomar una sobredosis y suicidarse, una tarde de sábado llamaron al timbre, y ella pensó que era Xavi que venía a rescatarla, o a suicidarla dicíendole que iba a casarse. “Puedo pasar?” Esta siempre ha sido tu casa, tú te fuiste, yo no te eché, y no te cerraré nunca la puerta, siento un inmenso dolor, no rencor. “Gracias”.

¿que tal te va con tu chica?- preguntó Azucena.

Ya no es mi chica, el 'affaire' apenas duró tres semanas

¿Has encontrado a otra mejor?

Sería fácil, persona más superficial es dificil de encontrar. Pero no, cometí un error y ya estoy castigado de por vida.

Que error?, dijo ella, sabiendo la respuesta

Aunque tengo ya 43 años, como nunca había salido con nadie, emocionalmente era un crio de 15. Y, curada mi misoginia, hay mujeres que me resultan atractivas. No supe darme cuenta de que compartía mi vida con la mujer más maravillosa del mundo, y me dejé llevar por cantos de sirena.

¿Crees que volveran esos cánticos?

No, sin tí he tenido que recurrir a la medicación, incluso coger una baja.

Yo también estoy con medicación.

Azucena, aunque emocionalmente sea un crío de quince, intelectualmente tengo 43, y sé que sigo enamorado de tí, y sé que eres irrepetible. He venido a implorar tu perdón y a decirte que seré tuyo de por vida, aprendo fácil.

Xavi, me has fallado una vez, no habrá otra oportunidad.

...¿Eso quiere decir que...?

Que seguimos siendo pareja, sin reproches ni rencores, desde cero.

Xavi se echó a llorar con una mezcla de dolor y alegría. Ella le contemplaba, de alguna manera siempre había intuído que este momento llegaría. Le abrazó, y él lloró más fuerte aún y se agarró a ella con una desesperación terminal.

La pandilla (pues ya era solo una) también lo había pasado fatal, viendo a los dos con medicación, sabiendo que Xavi se había equivocado, viendo a Azucena perder peso de forma increíble...Así que se merecían una alegría: al sábado siguiente organizaron una super-fiesta en casa de Azucena, y lo primero que anunciaron es que estaban buscando piso porque se iban a vivir juntos. De borrachera a cogorza monumental osciló la cosa, Xavier y Azucena incluidos. Al levantarse el domingo con una resaca descomunal, había cinco de la cuadrilla tirados por el suelo de la sala.

Buscar piso era como esperar un hijo, nunca habían sido tan felices.

2 comentarios:

  1. Bueno, parece que al final las cosas no fueron nada mal. Ya me los imagino en su nuevo piso y con unos cuantos churumbeles. En la realidad no todo es tan fácil, nacen relaciones, se rompen, se olvidan, reconcilian...Asía es la vida, un ir y venir de sentimientos contrapuestos. Un abrazo Sastrecillo.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por pasarte, Lumi !! ¿Sabes lo que pasa? que he sufrido tanto por desamor que periódicamente necesito crear relaciones románticas perfectas, para contrarrestar mi dolor interior.

    Un besico.

    ResponderEliminar

Gracias por colaborar a que esto mejore :-) Sois tod@s muy bien recibid@s. SALUD!!