miércoles, 21 de agosto de 2013

TERMOSTATO

Recuerdo haber escrito una oda al calor cuando entró, mágicamente, la noche de San Juan. A temperaturas de 30-35 -o incluso más- he sido feliz como caracolillo en lechuga. Pero todo tiene un final, y ayer a las cuatro y cuarto de la tarde mi termostato hizo ¡plof! y pasé a ser uno más de los gallegos que se quejaban de la caló duranté los dos últimos meses.

Como por sortilegio, hoy las temperaturas han bajado 7 u 8 ºC, y mi termostato vuelve a estar ajustado. No estaría mal un par de días así, y luego vuelta al duro estío.

Supongo que Ourense ya no aparece en las noticias, y la playa de Samil tampoco. Espero que volvamos a aparecer. De entrada para el lunes ya dan 29, que son 35 reales por la caprichosa ubicación del Observatorio Meteorológico de Vigo, en un valle a 500 metros de altura.

Pensaba, con mi chica (sí, mi historia de amor sigue alive and well), ir a hacer ejercicio al Parque de Castrelos, pero con estas temperaturas  es mejor colocar la cabeza a la altura del ventilador.

Anyway

¡¡ VIVA LA CALÓ !!

2 comentarios:

  1. Siii viva la caló!! Yo prefiero el sol mil veces antes que el frío. Pero como tú dices, un descanso no viene mal!! Y luego solecito otra vez :)
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Perdona la tremenda tardanza en contestarte, Indira. Es que me acerco muy poco al bicho ultimamente. Aquí en Vigo ya estamos disfrutando del frescor. Aparentemente va a durar 2 ó 3 días y luego volverá el verano. GENIAL !!

    VIVA LA CALÓ !!

    Un besico

    ResponderEliminar

Gracias por colaborar a que esto mejore :-) Sois tod@s muy bien recibid@s. SALUD!!