jueves, 19 de septiembre de 2013

El Poder de la Palabra

VICIO REDESCUBIERTO:

La poesía. Y digo vicio y no virtud porque como vicio engancha. No hay dormir sin flexo y poesía. No hay terraza de verano sin libro y clarita. Verlos, tocarlos, saber donde están, notar, oler, sentir su tranquilizadora presencia.

No hay mejor cura para un desamor que una dosis de versos bien enlazados. Plena te llena el alma. Da vida a tus ensueños y tierra a tus voladuras.

Quizás tu amigo poeta haya sido, sin pretenderlo, quien te ha lanzado al pozo de la rima, al deleite de la lírica.

Un pequeño librito de Salinas encontrado en un rastro. Una maravillosa antología de Neruda encargada con anhelo.

Siempre deja un poso, más que un poso, un rastro cavado en la montaña por un pequeño pero ancestral río.

Y caes a sus pies y dices:¡hazme tuyo!

Dedicado a mi padre, quien me enseño a amar “Campos de Castilla”

3 comentarios:

  1. Si que es un vicio... una vez que te atrapa ya nunca te soltará. El corazón toma las riendas y se pone a escribir. Y eso engancha.

    ResponderEliminar
  2. ¡¡ Que alegría !! Otro "enfermito" ;-)
    Es una pena que los lectores de poesía estemos encerrados y la sociedad nos aparte en pequeños guetoa. ¡¡ Ellos se lo pierden.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Yo creo que no es un vicio, sino una necesidad del alma desde el momento en que se empieza. No se deshecha como un vicio, se ama con la vida misma...
    Un abrazo

    ResponderEliminar

Gracias por colaborar a que esto mejore :-) Sois tod@s muy bien recibid@s. SALUD!!