martes, 28 de enero de 2014

(micro) FUEGO

Era un miércoles a las 5 de la mañana en una pequeña aldea. Se despertó y le apeteció fumar, uno de sus queridos celtas sin filtro. El mechero no daba fuego, ayer dio su última bocanada. Lo agitó, lo apretó, le dio la vuelta... probó todo. No, imposible, no había un microgramo de gas. Sabía que sólo tenía ese mechero, pero aún y todo buscó -infuctuosamente- alguno olvidado en un cajón o donde fuere. Salió a la calle, a ver si por un milagro encontraba a algún fumador noctámbulo o madrugador. El pueblecillo se recorría en diez minutos escasos, y no se cruzó con un alma. Al volver a casa tuvo una "brillante" idea. Envolvería una bombilla en papel higiénico impregnado de gas y alcohol. Un cortocircuito, un incendio. Un fumador menos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por colaborar a que esto mejore :-) Sois tod@s muy bien recibid@s. SALUD!!