jueves, 6 de febrero de 2014

Esto puede acabar ocurriendo : Terror fascista en mi familia ( I )

La vida de mi abuelo materno merece una novela, novela que quizás algún día escriba, gracias a la prodigiosa memoria de mi, aún joven, madre. Y a mis recuerdos de esa persona regordeta y bajita, ex-bateria de Jazz, a la cual yo adoraba.Y los recuerdos de mi recientemente fallecida abuela.

Pero yéndonos exclusivamente a su condena de muerte y salvación, la historia es realmente novelesca. Mi abuelo, batería de Jazz, era el director de una banda, en Barcelona. Pero su principal lugar de actuación era la vecina Francia. En fechas cercanas al fracasado golpe de estado, la banda se deshizo. Sólo había dos formas de entrar a España: o por Hendaia, o por Perpignan. Mi abuelo, por razones desconocidas, eligió Hendaia, instalándose primero en Bilbao, y luego en Santander. Allá donde fuere hacía gala de su independentismo catalán, siendo incluso amigo del President Josep Tarradellas. Eso fue lo que le condujo a la carcel en Santander, barraca de la que sólo se salía para ser fusilado. El criterio de fusilamiento era muy democrático; la autoridad castrense al mando, entraba y decía: el 2, el 8, y el 21 (número de los catres).

Mi abuelo era el 15, y un día fueron designados el 13, el 14, el 16 y el 17. Para mi abuelo, desde entonces, el 15 fue un fetiche. No sé si ese día, unos días antes, o unos después, mi abuela cogió un taxi de gasógeno para desplazarse a la cercana Bilbao, en busca de unos documentos que quizás pudieran salvar a mi abuelo de la muerte. Estaba embarazada de mi madre. Por el camino, se encuentran a una pareja que le pide al taxi que pare. La idea del taxista es continuar, ya tiene pasajera, pero mi abuela le dice que pare y les recoja. La mujer se sienta al lado de mi abuela, el hombre delante. Mi abuela va llorando desconsoladamente, y la mujer le pregunta el porqué, mi abuela se lo dice, y el hombre que va delante le dice, tranquilo, "su marido no morirá, yo soy el Director de la carcel"

Pude disfrutar de abuelo hasta los 11 años, y me legó el Jazz.

Dedicado a todos los asesinados por Franco, durante y después del conflicto armado.

4 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. HELLO!!! Por aquí estoy de nuevo. Me ha encantado la historia, un claro ejemplo de que muchas veces la suerte nos la creamos nosotros mismos con nuestros actos. Dile a tu madre que te documente más y plantéate en serio lo de esa novela. Creo que sería interesante.

    ResponderEliminar
  3. MISTER !! Rebienvenido a esta, tu casa. Yo también pienso que la suerte la llamas tú con tus movimiemtos, lo importante es estar en acción, y la suerte viene de donde menos lo esperas.

    Yo de momento soy escritor de corto recorrido, los relatos son lo mío, quizás por limitación, quizás porque es un género que simpre he adorado. Un abrazo !!

    ResponderEliminar
  4. Muy interesante para poner un negocio, pero también intentaría con una página que ayuda con los ingresos http://www.clixsense.com/?6050915

    ResponderEliminar

Gracias por colaborar a que esto mejore :-) Sois tod@s muy bien recibid@s. SALUD!!