domingo, 9 de febrero de 2014

Sofía y la silenciada República

Sofía era una mujer tremendamente agradable, generosa y solidaria. Estaba divorciada, pero sus dos hijos ya estaban colocados y eran independientes, así que con lo que cobraba en la cafetería, donde estaba fija, le llegaba y le sobraba. Ella sabía que yo lo pasaba mal, y no era la primera vez que le tenía que pedir 20 ó 30 euros para acabar el mes. A menudo a fondo perdido.

Aquel principio de verano estaba realmente apasionada y nerviosa: iba a tener una niña saharaui con ella, 3 ó 4 meses, y las dudas sobre cómo tratarla la corroían. Yo le dije que la tratara como había hecho con sus hijos, pero ella seguía inquieta como un árbol en medio del huracán.

Al fin llegó el día. Fuimos a recogerla en mi vieja furgoneta, heredada de un amigo. No comprendía como cada año pasaba la ITV. La niña se llamaba Jamila, tenía 8 años, hablaba un casi perfecto castellano, y era una ciatura dulce y tiernamente bella. Nos enamoramos al instante de ella.

Vivía en el interior de la Republica Saharaui Independiente, y nunca había visto el mar., salvo desde el avión que la trajo. Así que lo primero que hicimos fue llevarla a una de las calas que bordeaban esta ciudad, y se deshizo en lágrimas. “En mi vida he visto algo tan bonito” -dijo.

Yo, para variar, estaba en el paro, así que pasaba casi más tiempo en la playa conmigo -tuvimos un verano muy benigno- que con su mamá adoptiva.

Uno de los escasos días que llovió -y la niña disfrutó mientras yo me cagaba en todo- coincidió que Sofía libraba, y nos encerramos por la tarde en mi apartamento a ver la tele, pero como yo no aguantaba la TV, les pinché algo de música. Cuando Jamila escuchó a Duke Ellington nos preocupamos porque pareció desmayarse, pero nos dijo “Tranquilos, estoy bien, esta música me ha emocionado más que la playa, no sé explicarlo”

Sofía se dio cuenta de que estábamos haciendo a Jamila más feliz de lo que nunca había soñado. Playa, excursiones, lluvias ocasionales, el Duque...y cantidades ingentes de cariño.

Parecía que habían pasado 3 días, pero llegó el momento de su partida. Le regalamos una minicadena, una cantidad brutal de pilas, y todos mis CD de Elligton. No quiso aceptarlo, pero a su edad aún no sabía lo que era el chantaje emocional.

Sofía y yo estábamos destrozados, habíamos perdido a nuestra niña, a nuestra hija. Un par de meses después nos llego una carta de la República, en la que los padres de Jamila nos decían que la niña nos extrañaba mucho, y que tenían 7 hijos a los que apenan podían mantener. Querrían hacer un viaje a España para conocernos y ver si podíamos ser sus padres de verdad.

Les pagamos el viaje, estuvieron 3 semanas, y se convencieron de que mejores padres no podía haber. Para entonces, yo me había decidido a sacar rendimiento de mi habilidad extrema para arreglar casi cualquier cosa, y no me iba mal, se acabaron los prestamos de Sofía.

Mis dos mujeres eran felices, yo era feliz...y lo que pasó entre Sofía y yo quizás lo cuente otro día...

4 comentarios:

  1. Me voy con una sonrisa gigante.
    Gracias.

    ResponderEliminar
  2. Pues no me cabe mayor elogio, Toro, en estos corrosivos tiempo conseguir una sonsisa es la ostia !!

    ResponderEliminar
  3. Creo que son experiencias del todo enriquecedoras y de las que se aprende por ambas partes. Una lástima que sean tan cortas en tiempo, llegando a ser dolorosa la separación después de crear unos vínculos más fuertes de lo que cabría imaginar.
    Todo ello lo reflejas muy bien en el relato.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Me inspiré algo en una mujer de mi calle que solía "adoptar" todos los veranos a una nena saharaui, y que se quedó muerta cuando por la edad de la niña no puedo traerla más. Pero me NEGABA a un final triste, ya he escrito bastantes.

    También intento levemente reivindicar la definitiva creación de una republica saharaui independiente, lo cual con el irracional miedo a marruecos de esta mierda de pais es imposible. Fijaos en un mapa: creo que, junto a una guyana, es el único país del mundo cuya frontera está marcada en puntos suspensivos

    REPÚBLICA YA!!!

    ResponderEliminar

Gracias por colaborar a que esto mejore :-) Sois tod@s muy bien recibid@s. SALUD!!