martes, 4 de febrero de 2014

Uno de mis múltiples relatos de Músicos Callejeros

EN LA ESQUINA

Un hombre negro tocando en una esquina, una guitarra acustica con "cuello de botella", una guitarra acustica que suena como 100 eléctricas. Y una voz profunda, potente, rota, desgarrada. Desgranando Blues añejos, del Delta, haciéndolos sonar como si se hubieran escrito mañana. Mientras puedas encontrar esta escena en una esquina de tu barrio, esta ciudad imposible y aberrante tendrá un rinconcito en el que refugiarse. Cada día somos más los que nos dejamos abducir por esa música casi centenaria. Yo, que por fortuna tengo todo el tiempo libre del mundo, paso 2 horas por la mañana y otras dos por la tarde empapándome de cada lick, de cada inflexión de su voz, de su repertorio siempre cambiante. Fuí uno de sus primeros fieles, y ya hemos mantenido alguna conversación delante de un vinito. Era profesor de Ciencias Físicas en la Universidad de Philadelphia, y lo dejó todo plantado para venirse a recorrer Europa. España era su principal objetivo, y aquí esta, piensa permenecer un par de semanas más en Vigo y luego recorrer Coruña, Gijón, San Sebastian...ir poco a poco circunvalando la península. Yo le doy algunos consejos acerca de donde puede sacar más dinero, y tener el mejor clima (no ha elegido la mejor época para el norte, precisamente).


Nosotros seguimos con nuestro ritual, y somos cerca de 100 las personas que cada tarde nos juntamos alredor del hombretón y su guitarra. 4 ó 5 nos quedamos con él mientras recoge y nos vamos tomar el vinito que ya se ha convertido en habitual. Nosotros, aparte de darle algunos consejos sobre el carácter de las personas y el clima de cada sitio de este país artificial, nos limitamos a escucharle. Ha tocado y conocido desde a jovenzuelos como Kenny Wayne Shepperd hasta a viejas glorias como Furry Lewis. Pero no tiene nada grabado, ni en solitario ni en colaboración. No cree en la música grabada, piensa que tiene que ser obra del momento, y por tanto irrepetible.


Un día no vino, al siguiente tampoco...al tercero ya sabíamos que el sueño había desaparecido, habíamos vivido en el Delta durante casi un mes, y se acabo...ni despedidas, ni teléfonos, ni e-mails, casi mejor asi...

8 comentarios:

  1. Hola colega. Me ha gustado, es un cuento entrañable, aunque sospecho que de cuento tiene poco...
    Que es eso de que te despides? Adelante con el blog, has conseguido muchas visitas en poco tiempo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Pues te equivocas, armonicista, es pura ficción.

    No me despido para siempre, ya lo he puesto en azul en la cabecera. Necesito coger aire y escribir en word o en la libreta sin preocuparme del blog. Voy a todas partes con mi libreta, incluso la dejo de noche al lado de la cama por si se me ocurre algo en sueños. Tengo 3 relatos avanzados y 5 en esbozo, pero intentaré volver a mediados de Junio con unos 20. Publicaré de forma menos promiscua que hasta ahora: uno a la semana, dos máximo. La primavera siempre es mi período de máxima inspiración, una vez pasada la recurrente depre.

    Lo que sí seguiré es visitando blogs y haciendo comentarios.

    Hasta pronto.

    SALUD!!!

    ResponderEliminar
  3. Hay despedidas que es mejor hacer a la francesa. Supongo que él sabía que, después de crear tantos lazos, si hubiera anunciado que se iba al día siguiente... no se habría ido nunca.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  4. El blog no va a quedar totalmente huérfano, una o dos veces por semana colgaré poesías o pinturas de algunos de mis ídolos.

    ResponderEliminar
  5. Bella historia.
    Si anuncia que se va no hubieseis dejado que cumpliera su sueño.
    Cuantas voces y cuantas vidas viven en tantas esquinas...
    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Le hubieramos secuestrado, jajaja

    Mi barrio es especialmente prolífico en músicos callejeros, de ahí tantas historias dedicadas a ellos.

    ResponderEliminar
  7. Me ha gustado, pero hay algo en lo que no coincido con el protagonista. Yo sí creo en la música grabada. Si no existiese, yo tendría que vivir en un concierto permanente.

    Un abrazo y vuelve con fuerzas!

    ResponderEliminar
  8. Muy buena historia. Me ha encantado. Saludos.

    ResponderEliminar

Gracias por colaborar a que esto mejore :-) Sois tod@s muy bien recibid@s. SALUD!!