martes, 11 de marzo de 2014

Hechizo color miel

Era una mujer alta, delgada pero no demasiado, con una preciosa melena negra rizada y unos ojos color miel que hechizaban. Era la camarera de la cafetería que frecuentaba, de 2 a 4 del mediodía, hora de casi nula activividad, y en que estaba ella sola. Siempre me las apañaba para estar esas 2 horas, aunque sólo comiera la tapa. En seguida nos hicimos buenos amigos. Pese a su belleza; su bondad, su inteligencia y su cultura, no me podía enamorar todavía, aún había un antiguo amor que dolia.
Luchaba por enamorarme pero no lo conseguía, la coraza era amarga y dura, pero mientras luchaba, algo dulce, sangrante y enorme crecía...y sin darme cuenta acabé cayendo tras un año de compartir esas dos horas.

Un día que no había clientes, me sugirió que saliermos a la puerta a fumar un pitillo,y mientras los liábamos me dijo: "Me has conquistado. Con tu dulzura, tu compresión, por estar siempre ahí, aunque te llamara a las 4 de la mañana. Y por tu cultura, absorbía cada palabra de Historia y Arte que me decías. Ya ninguno de los dos cumpliremos los 50, y yo había descartado el amor, pero apareciste tú..."

No supe qué responder, mi garganta era un nudo blanquecino y tumultuoso. Atiné a decir “sí”, un sí que no tenía significado. Y ese “sí” sirvió como la apertura de las compuertas de un pantano. Incoherencia, incapacidad de concretar mis sentimientos... y los recuerdos se abrieron paso, contándole desde el día, el primer día que entré a la cafetería, hasta este desconcertante momento. Lo recordaba todo, pero las emociones eran demasiado intensas para mí, así que sólo se me ocurrió un colofón: “Te amo”

Compartimos felicidad, fidelidad, compañerismo, comprensión, apoyo mutuo...

Y el amor duró hasta los 85, en que ella murió de un cancer. Yo estoy en el purgatorio, cometí demasiadas maldades antes de conocerla, y morí, de pura tristeza, sólo 3 meses después. Pero...

Alguien me ha soplado que están pensando ascenderme, igual es que aquí ya no me aguantan más...El caso es que pronto me espera el cielo, quizás ella ya esté allí...

7 comentarios:

  1. Jo, tío, qué buen sabor de boca me has dejado con ese último párrafo. Te estás haciendo tierno como el pan de molde... y me encanta.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  2. Contextualizando: estoy releyendo una biografía de Miles Davis y de cómo recomenzó su carrera en los '80 rodeandose de músicos jovenes, para volver a romper los moldes (como siempre).
    Algo está cambiando dentro de mí, ya es casi un año de felicidad con mi chica y me está afectando, jaja. Creo que necesito un descanso y ponerme a escribir sin publicar, volver a esos años dorados en que me creía el rey del mambo y era el tipo más feliz del mundo. Miles hizo su música más alegre tras salir del pozo tan profundo que os conté, yo he estado muchos años en un puto pozo y A. me ha sacado. Es hora de rejuvenecer y dejar atrás la destrucción y la melancolía, volver a la alegría y despertarme todos los días con el "Jump" de Van Halen. Igual me tiro unos meses produciendo sin publicar, y si me queda muy "disney" lo que escriba, pues que a quién no le guste que no me lea.
    Vale, reflexiones chorras de insomne, pero "The man with the Horn" me ha poseído otra vez.
    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. PD: releer "Campos de Castilla" también ayuda, gracias Aita.

      Eliminar
  3. Un relato muy bueno y entretenido. el final sorprendente y quizá con un punto irónico...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Es que el amor, pasados los cincuenta, se ve de otra manera.
    Bien mirado, los 85 son una buena edad para ascender.
    He pinchado "me gusta", como en el "feisbus".
    Salu2.

    ResponderEliminar
  5. Gracias chiicos !! Según lo escribía (quería un final feliz pero no me salía) me parecía una chorrada, me alegro de que os haya gustado. Sí, moderato, el final es irónico, claro, y un poco sorprendente. Le dí vueltas un par de días hasta que se me ocurrió.
    Alfredo, tienes toda la razón, yo estoy al borde de la cincuentena (47) y éste es el amor más bonito que he tenido. No me lo esperaba, la verdad...

    ResponderEliminar
  6. Me ha gustado bastante, una bonita historia de amor, con un toque de humor ácido al final pero contenido, un cordial saludo

    ResponderEliminar

Gracias por colaborar a que esto mejore :-) Sois tod@s muy bien recibid@s. SALUD!!