miércoles, 23 de abril de 2014

GRACIAS por haber entrado en mi vida.

Fue una sorpresa, cariño. A mi edad y con mis rarezas estaba un poco deprimido pensando que nadie ya se interesaría en mí. Y tú te interesaste, y ahora eres una parte indisoluble de mi yo. Bendito blog, con tu afición a la lectura viste que aquí había lo que tú a veces llamas "potencial", y tu amor por Conrad, Yourcenar y Borges no impidió que vieras aquí algo que yo no veo, pero bueno, si te he engañado lo llevas con entereza, jiji.
Sé que cuando este maldito tiempo se estabilice volveré a crear, y tengo ganas, empiezo a tener ganas, veo retazos de luz en este tunel, y si tú me acompañas aún será mejor.
Muchos besos, te quiero.