domingo, 14 de septiembre de 2014

Como el Deseo y el Sueño







Hoy te soñé, soñé que te tenía. Sí, eras mi amiga, mi hermana, pero sabes? Te deseaba como no he deseado jamás. Sí, aquellas eternas preguntas: "¿Qué tal te va con tu argentino?", y la eterna respuesta, siempre feliz. Yo no quería que te fuera bien, quería que se acabara el idilio y te dieras cuenta de que yo SIEMPRE había estado allí, siempre un paso por delante del Amor.

Conocí a una mujer que, tras mil años de sufrir, giró el cuello hacía el amigo de su vida y vió lo que hasta entonces se le escapaba de los dedos. Yo quería que tu lo hicieras. Joder, a quién coño mirabas??? Durante años tu único refugio eran mis abrazos, y mientras te abrazaba imaginaba tus pezones reventando mi paladar; mi polla enchendo de semen ese cuerpo adorado; mis manos transportando, cada mañana, rosas y champán hacia la cama; mis pies soportando el peso de tu cuerpo, atravesando la puerta del hotel en las Maldivas. Mis hombros rodeados de tus bellos muslos, para que pudieras ver a Michael bailar ...sigo, darling?

Ya no estoy; sí, el que ya no está soy yo, me fallaste nena. Y no, no fue por tu falta de deseo, fue por tu falta de amistad. Si me hubieras dado un tanto así, hubiera sido tu felpudo, pero hasta un felpudo se cansa de ser ignorado...

Hoy te he soñado, sí, pero llegará un día, Mary Coast, en que me sueñes y sepas que la cagaste, la cagaste bien.. Bye bye.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por colaborar a que esto mejore :-) Sois tod@s muy bien recibid@s. SALUD!!