miércoles, 8 de octubre de 2014

Carta de amor desde la emigración




Nuevamente emigrado, sí, babe. Teruel  fue un sueño quizás bonito quizás mortal, Donosti es una entelequia, allí ya quemé la tierra. Y ahora el sol brilla al fín en Almería.
Que no esperen ni Galicia ni Euskadi una visita, ya podeis bajar...
Buscando pìso, una delicia, el ladrillazo ha tirado los alquileres.
Buscando estanterías para mi discoteca, haciendo planes de cómo viviré entre esas paredes que poblaré de vinilos y libros, de CDs y posters.
Y ahora te digo que te podrías venir tú/hacia el sur/si quisieras, porque en el tren que va hacia el sur/hoy lo gris se vuelve azul...
Euskadi, Galicia, Andalucía, perfecto triángulo del que no me hubiera importado nada borrar el vértice noroeste
Terraza, sin muebles, 340 euros, 15 años de antigüedad...todas esas referencias se acumulan en mis neuronas y yo ya hago planes para recorrer el Cabo de Gata. No se baja de los 20ºC, sol todo el año, Mediterraneo todo el año...2016 a lo más tarde ya viviré allí.






2 comentarios:

  1. El amor persistirá, a pesar de las distancias espaciales y temporales. Siempre lo hace (o casi siempre, que es casi lo mismo).

    Saludos

    J.

    ResponderEliminar
  2. Cronista Imaginario12 de octubre de 2014, 9:25

    Gracias por pasarte y comentar, Jesús!!! Un amor que he resistido a dos exilios puede aún permanecer...pero sería tan bonito vivirlo juntos en ese maravillosos Mediterraneo... Saludos!!!

    ResponderEliminar

Gracias por colaborar a que esto mejore :-) Sois tod@s muy bien recibid@s. SALUD!!