miércoles, 25 de febrero de 2015

De Burkas y Marihuana

Olfateaba la tierra húmeda, quizás el último barro que pudiera oler antes de que le enterraran. Matar y morir era su destino. Era un marine. En su lluvioso campamento, al norte de los estados unidos, se produjo una verdadera conmoción cuando se anunció que todos eran trasladados a Afganistán. Probablemente ni el fango de su sueño mortal se cumpliría.
Cuando llegó allí, la irá se apoderó de él. Deseó ser cuando menos un teniente, y no un soldado raso: en los lugares del cuartel donde reinaba la sombra, se arracimaban los marines bebiendo cervezas y fumando canutos. ¡Se suponía que eran marines, joder, la élite del mejor ejército del mundo!. Poco podía hacer él.
Lo que había visto era un mero rascar la superficie. Mujeres afganas eran raptadas, despojadas de sus burkas, y violadas. No soportó más. Se disparó 3 tiros en la pierna derecha y fue enviado de nuevo a los USA.
Allí se unió a la principal agrupación pacifista, y fue asumiendo puestos de mayor posición, hasta la portavocía general. Las ansias de paz se estaban convirtiendo en un verdadero problema, y como cabeza visible, él en un objetivo. La CIA se encargó de que pareciera un accidente.



5 comentarios:

  1. He pensado no en Afganistán, si no en Vietnam. Los desmanes allí ocurridos, no sé si sé han dado en la tierra afgana. Quisiera creer que los tiempos han cambiado para mejor.
    Me gustó. Salu2.

    ResponderEliminar
  2. Lo he ambientado en tierra afgana pero tambien podria ser vietnam o cualquier otra guerra, yo no creo que los tiempos hayan cambiado a mejor, no al menos en lo referent+e a estas situaciones, cuando los seres humanos caemos en lo más abyecto, que es matarnos unos a otros por "ideas". La guerra, los ejercitos, el tráfico de armas...esas son mis más aborrecidas "ocupaciones" del ser humano, yo sigo siendo de esos utópicos de "imagina que hay una guerra, y no va nadie", no en vano en los ya lejanos '90 estuve a punto de cumplir carcel por insumisión. Gracias por pasarte, Alfredo!!!!! Y sigue mejorando, maestro, tu obra reciente es brutal.

    ResponderEliminar
  3. He dicho; quisiera creer, no que crea. Los cafres (con perdón para esa etnia) que degüellan ante las cámaras de televisión, los que derriban y destrozan obras de arte en la pretensión de que son falsos ídolos, son capaces de hacer cualquier cosa Imaginable. Pero no iban a ser solamente ellos, también los demás.
    Salu2.

    ResponderEliminar
  4. Me gustaría creer en Dios,pero no puedo; entre los que violan a niños, los que practican la ablación a las mujeres, los que se inmolan cargados de dinamita, y otras piezas semejantes, si algún día existió Dios, hace mucho que ha dimitido.

    ResponderEliminar
  5. Me gustó tu relato! No hay nada como ver de cerca el horror para darte cuenta de muchas cosas...
    Muy bueno.
    Saludos!!

    ResponderEliminar

Gracias por colaborar a que esto mejore :-) Sois tod@s muy bien recibid@s. SALUD!!