martes, 17 de marzo de 2015

E iban cayendo lentamente, uno tras otro







Como las fichas de un dominó enloquecido, diría que se desgranaban si no fuera porque -más bien-se desangraban.

Iban cayendo, desde los más primitivos Blues del Delta de la década de 1930, hasta los -también viejos- blues blancos del Siglo XXI.

Letras preñadas de melancolía, música arrebatadoramente triste, esa era la sintonía para lo que le estaba sucediendo con ella.

La última vez que la vio estaba preciosa, desnudísima en la playa, el último sol creando ínfimas sombras bajo sus preciosos pechos. Pero parecía hacer milenios, ahora Alexandra estaba inexplicablemente distante.

Él ya llevaba 15 días en Salamanca, había venido a buscarse la vida tocando bajo, armónica y cantando en las calles, y a cada llamada, fría ella, estaba más convencido de que había alguien más. Probablemente el que ya estaba de más era él, Rubén. Sentía que la molestaba, que su cabeza ya estaba a otras cosas más importantes que el amor que se tenían  ¿Donde habían quedado su cariño y sus "te echo de menos"? Menos mal que el MP3 estaba preñado de esa música que le fascinaba y entristecía.

Había conocido a un guitarrista, un percusionista y un saxo: semejante cuarteto, un verdadero concierto callejero, les saneaba las finanzas; sacaban cerca de 200 euros diarios, los turistas eran generosos

Todos los días la llamaba, y esa lejanía en su voz ya no admitía otra explicación que la presencia de un sustituto.

Pero con la compañía de unos musicazos y unos buenos pavos en el bolsillo, la tristeza se matizaba tras un mes y medio en aquella ciudad universitaria.

Las llamadas con Alexandra eran cada vez más vacías, y ya no se sentía un suplente, había fichado por otro club, eso era todo.

Y llegó lo que no esperaba: "Rubén, necesito que vuelvas, tengo que hablar contigo muy seriamente". Dímelo por teléfono y acabemos ya, joder. "No, tiene que ser en persona".

No fue por hacerse de rogar, pero allí le iban bien las cosas, muy bien, incluso había conocido a una chica. Se lo pensó durante 15 días.

Pero el mar y los rescoldos del amor tiran bastante, así que tras más de dos meses volvió a Lisboa. Nada más llegar, antes de dejar el bajo y la mochila en casa, fue al pequeño estudio de Ale. Necesitaba confirmar que había un nuevo amor, y arrastrar por el suelo toda su vida portuguesa, para volver con su banda y su principio de relación amorosa a la bella Salamanca.

Pero no, Ale estaba sola, y se arrojó en sus brazos. Y Rubén se vio obligado -con gozo- a volver a las Jams de jueves, viernes y sábados en Lisboa, y quizás a buscar algún trabajillo extra. Porque sí, había otro, pero no exactamente: "Rube, lo he pensado mucho, lo he pasado mal, he pensado en dejarte, en tenerlo sola, pero quiero tenerlo, y contigo, tú eres el padre".

5 comentarios:

  1. No era de extrañar las rarezas de la moza, pero, al fin, como debe de ser en los cuentos; fueron felices, y no sé si comieron perdices.
    Oye, ¿de verdad suena el blus en Salamanca? Yo tenía entendido que eso era más de tu tierra. Allí traen a buena gente todos los años.
    Salu2

    ResponderEliminar
  2. Cronista Imaginario18 de marzo de 2015, 21:35

    Es cierto que Blues y Jazz tienden a ser Norteños, pero por ejemplo el mejor festival de Blues de España, y uno de los mejores de Europa se celebra en la Sierra de Cazorla, Jaén. Nunca he podido ir, de este año no pasa. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cronista Imaginario18 de marzo de 2015, 21:40

      Por no hablar de la relación entre blues y flamenco, con nombres tales que Raimundo Amador o Javier Vargas.

      Eliminar
  3. (No sé si te he dejado el comentario o quizás tengas moderación de comentarios)
    Escribía que es una dificil disyuntiva elegir entre Salamanca y Lisboa, dos ciudades sublimes. Salamanca es propia para las agitaciones de la juventud estudiantil y Lisboa como dijo Vila-Matas, ciudad para bien morir.
    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Sí, intenté anbientarla en dos ciudades fascinantes, como contraste a la que -parecia- una triste historia.

    ResponderEliminar

Gracias por colaborar a que esto mejore :-) Sois tod@s muy bien recibid@s. SALUD!!