jueves, 16 de abril de 2015

Amistades, de esas de verdad

Se ha levantado tarde, pero feliz. Parece que la vida les empieza a tratar bien. En el lapso de dos semanas 3 amigos suyos han encontrado trabajo. Trabajos basura, claro, de esos que antes sólo aceptaban los inmigrantes. Pero trabajos al fin y al cabo, que les permitirán llegar a fin de mes -o casi. Y sino ahí está el potentado de la pandilla, que es él, para echar una mano a fondo perdido.

Pero lo verdaderamente importante son sus amigos. Son unas buenísimas personas a las que la crisis había destrozado cual temporal, y ahora, con un poco de ayuda de Dios, asoman la cabeza como caracoles.

Vicios no tiene, salvo los cafés exóticos (su cafetera es importada de Italia y vale un pastón)  y todos los DVDs de documentales que puede comprar, o sea que puede ser -y es- generoso con los que le rodean.

Lo suyo fue fortuna y algo de talento: tuvo la suerte de entrar en una empresa, aún en tiempos de las vacas gordas y, como talento empresarial no le falta, la ha convertido en la envidia del sector. Es más que la mano derecha del jefe. Él sabe perfectamente que, si aún en estos tiempos, la empresa se mantiene más que a flote, es por David. Está convencido de que ni la empresa ni su empleo corren el mínimo peligro. Han conseguido la exclusividad en la fabricación de una serie de componentes para una multinacional del motor y, con el buen ambiente que flota en el trabajo, se cumple de sobra. Y él cobra un sueldazo.

Su afición a los documentales viene desde siempre. Nunca le gustó leer, pero sí aprender. En su TV sólo se usan los canales Odisea, National Geographic, Discovery...Y con el tiempo, y a base de colecciones de kiosko básicamente, se ha hecho con una decente videoteca. Sus favoritos son los de vida salvaje y los de historia. Ya podría acceder a la UNED como mayor de 25 años, porque a veces le acompleja que todos sus amigos sean licenciados y el sólo tenga un Grado Superior de FP en Automoción. Le gustaría hacer Geografía e Historia, quizás algún día...

Pero su verdadero vicio es la generosidad. Le pone enfermo la pobreza, y más en estos tiempos miserables. Está agradecido al Cielo por tener una posición tan desahogada, y cree firmemente que su deber es agradecerlo ayudando al que lo pasa mal. Como su tiempo libre es muy restringido (trabaja en casa en su portatil incluso los fines de semana) ayuda con dinero: Cáritas, varias ONG, el Banco de alimentos...pero sobre todo los amigos y conocidos del barrio. Todo su amplio círculo sabe que en la puerta de David siempre encontrará 40 ó 60 euros para llegar a fin de mes.

Dicen que las desgracias nunca vienen solas, pero parece que las alegrías tampoco. Aún faltaban dos de la pandilla por encontrar trabajo y, por intermediación de Marcos, un antiguo amigo cuya familia pertenece a la más alta burguesía, y al cual nunca había querido recurrir, les consiguió una ocupación.

Para celebrarlo decidieron hacer una fiesta por todo lo alto en el gran apartamento de David, pero una fiesta sorpresa. Cuando volvía derrengado un viernes y pensando en que aún le quedaban un par de horas de portátil, entró en casa y le recibió el "My Way" de Sinatra, y sí, allí estaba toda su pandilla de solteros empedernidos: Juan, Luis, Alfredo, "Topo", su amigo desde la infancia Ignacio, y sí, también el influyente Marcos. Se echó a llorar, pero con el primer cubata que le pusieron en la mano, y el último disco de Depeche Mode, su alegría se desbordó. Se pasó bastante con la bebida, y a eso de las 4 de la mañana o así se retiró a su habitación, borracho como un barril.. Los demás siguieron la fiesta. Cuando despertó, a las dos del mediodía y con una resaca mortal, le dió miedo pasar al salón y encontrarse un panorama de "After the war".

Se tuvo que frotar los ojos varias veces porque el salón y la cocina estabán limpios como si una brigada de limpieza hubiera pasado por allí. Y encima de la mesa, un enorme paquete de colorines con un lazo malva. Lo abrió temblando, y dentro encontró cerca de 80 documentales de National Geographic. No tenía ninguno, y supo que tanto eso como la fiesta sorpresa de ayer se lo debía al cabronzuelo de "Topo", que tenía llaves de su casa y seguro había entrado a hacer un listado de lo que tenía para no repetir.
Amigos y trabajo, lo tenía todo, era afortunado.


2 comentarios:

  1. Salud por esas personas, que aún sin una gota de sangre en común, son toda la familia que deseamos tener.

    ResponderEliminar
  2. Leí una vez que los amigos son la familia que elegimos tener. Gran verdad.

    ResponderEliminar

Gracias por colaborar a que esto mejore :-) Sois tod@s muy bien recibid@s. SALUD!!