martes, 12 de mayo de 2015

El deseo voraz





Yo iba por la calle con los auriculares bien incrustados escuchando a Rory Gallagher. Pensaba en la refrescante cerveza sin alcohol y en el pitillo que me iba a liar en alguna terraza, después de toda una tarde ordenando discos y libros. Pero no, Rory no pudo contigo, celestial aparición, y se me cayeron los cascos al suelo. Tus ojos, tus pechos, y tus pies semi-desnudos tras unas tenues sandalias, me devolvieron a una realidad que creí olvidada, realidad que de lejana ya no sabía si alguna vez había formado parte de mí: la realidad del Deseo Voraz.
En fracciones de segundo pensé colocar mis manos sobre tu imposible cintura morena y decirte: "vente a vivir conmigo".Pero preferí la gilipollesca excusa del "tienes fuego?". ¿Fuego?. En tu pelo color cobrizo, en los ojos negrísimos, en el escote...
Tenías fuego, y ahora me refiero a la trivialidad de un simple chisquero. Encendimos dos pitillos,y como estábamos de campaña electoral, la obscena toma de nuestras calles por los partidos y partidículos que se presentaban nos dio conversación hasta el definitivo"¿Te puedo invitar a un café?".
Aceptaste,
Nos reímos, nos reímos mucho, sobre todo yo, pues tenías un talento especial para imitar a Pablo Iglesias, recogiendo en coleta el bronce de tu cabellera. "No me interrumpas, yo no te he interrumpido". Y me meaba encima, joder!!
Cuando te dije que tenía dos gatos exclamaste un "¡Los adoro!, ¿me los presentas?". Mi casa estaba recién limpia y ordenada, y nunca ha habido mejor momento que el momento presente, así que un plan de Rory, una "sin" y un pitillo, corrían camino de convertirse en la visita que llevaba 8 años anhelando, que ya ni anhelaba porque sabía imposible.
Los gatos ni se enteraron, porque antes de abrir la puerta ya estábamos besándonos y desnudándonos.
Y ahora sé varias cosas: tu teléfono, tu dirección, que tu cama es redonda ... y que tu clítoris y mi lengua han nacido para amarse. No me importa lo que pase, he cargado felicidad para 30 años...y no creo que nadie nos interrumpa, pues a nadie hemos interrumpido....

5 comentarios:

  1. Que buen sacudón para volver a la vida, mi hermano Cronista, un disfrute el leerte.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Elliott. Sí, un poco de sexo, unas dosis de amor, algo de música....Benceno para el espíritu. La ventaja que tenemos los escribidores es que vivimos lo que narramos, y yo ya sueño con esa chica, aunque he conocido a una que tal vez... Un abrazo!!!

    ResponderEliminar
  3. De esta no te libras, Cronista, como no votes a Podemos es para darte una buena paliza.

    ResponderEliminar
  4. 30 años cargando felicidad no es bueno para nadie. Lo ideal es encontrar donde descargarla o, al menos, donde reposarla

    Saludos

    J.

    ResponderEliminar
  5. Krapp, Podemos no va a las municipales que yo sepa, y aquí en Vigo hay tal marabunta de candidaturas ciudadanas que mejor me voy ese domingo al monte jajajaja.
    Jose, no son 30 años cargando felicidad sino cargar felicidad para 30 años, hay una diferencia :)

    ResponderEliminar

Gracias por colaborar a que esto mejore :-) Sois tod@s muy bien recibid@s. SALUD!!