viernes, 8 de mayo de 2015

HOY HE MUERTO UN POCO, HA MUERTO UN AMIGO

Cincuenta años, cáncer de páncreas, ha durado escasas 3 semanas.

Este texto está basado en nuestra relación, musical, como siempre. No estoy para imaginar epitafios.

"El Blues hace arder tu interior . Y sin embargo no te queda más remedio que aferrarte a él. Como una roca, como una catarsis, como una redención. Su muerte repentina ha sido una cuchillada en el alma. Nunca pudiste imaginarte que alguien tan joven y cercano pudiera morir de esa forma. Te ha dejado un hueco tan grande en el corazón que crees haber perdido el sentido.

Intentas salir del pozo con recuerdos bonitos. Como cuando os juntabais en tu casa o en la suya y jugabais a los “Test Ciegos”de Blues primitivo, pinchando alternativamente Bluesman tras Bluesman que el otro debía de adivinar, siendo cada vez más rebuscados y colocando en el reproductor los nombres de artistas más desconocidos que tuviéramos en nuestra discoteca. La verdad es que eramos unos pequeños expertos en Blues de preguerra. En la audición, como en el fútbol, jugaba el de casa con ventaja. Tenía toda su colección para rebuscar en lo más desconocido, mientras que el otro sólo podía aspirar a traer una pequeña carga de LPs y CDs seleccionada con mimo de su discoteca,

Recuerdas los conciertos acompañados de un par de riquísimas cervezas artesanales.

No quieres recordarle a él, pero lo haces. Sabes que vas a pasar semanas enteras escuchando Blues del que os gustaba a los dos. Esto no es como cuando te deja una novia, de lo ocurrido va a costarte años olvidarte.

Como cuando murió Eric Dolphy y su madre le entregó todos sus instrumentos a Coltrane, sé que sus padres querrán que me quede con su discoteca. Cada vez que escuche un disco suyo lo haré con cariño y tristeza. O quizás nunca pueda volver a escuchar Blues. No, no puedo dejarlo, se lo debo como homenaje, aunque las manos se me llenen de llagas al coger el disco. Ahora escucho a Tommy Mc Clennan. Este nunca entró en las escuchas a ciegas, era el favorito de los dos.

Se ha ido, se lo han llevado, y soy un huerfano cuyas lágrimas nadie ve porque lloro en la lluvia."

3 comentarios:

  1. Lo siento mucho. Poco más se puede decir en estos momentos tan difíciles.
    El texto precioso, escrito desde el corazón.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Vaya, lo siento realmente...cincuenta años es una edad muy temprana para morir, pero a veces pasa. Mi tía también murió a los cincuenta, ahora en mayo hace tres años. Saludos, muchos ánimos y un abrazo bien fuerte!

    ResponderEliminar
  3. Gracias, casiopea e indira, poco a poco lo voy superando, lo más jodido es cuando rebusco en mi discoteca y me topo con alguno que adorábamos los dos. Era un tío lleno de vida, científico, guitarrista...Al menos me he ahorrado ver su deterioro en estas 3 semanas, vivíamos en extremos opuestos de la península.

    ResponderEliminar

Gracias por colaborar a que esto mejore :-) Sois tod@s muy bien recibid@s. SALUD!!