lunes, 23 de mayo de 2016

He visto tatuajes de venas cortadas.

He visto alcohólicos suicidarse desde un quinto piso. He visto esquizofrénicos fumando 20 porros al día. He oído tocar el jembé a seres tan escuálidos que les asomaban todos los huesos. He visto exposiciones que eran sólo bombillas. He visto ancianos llevarse de la biblioteca manuales de explosivos. He visto el rayo verde cerca del polo. He oído cantos de sirena en mitad del Atlántico. He visto, en Mali, morir niños en brazos de su madre.
He visto motos de 1.000 caballos estrellarse contra escaparates de bazares. He escuchado de anarquistas votando al PP. Y he visto locos que pensaban que, imponiendo las manos, sanarían.


Pero nada de ello, nada, me había preparado para ver a la policía romper a hachazos mi puerta, entrar en mi casa, y robar todos mis discos de Punk, alegando una nueva ley que regulaba la posesión de material audiovisual potencialmente violento.

6 comentarios:

  1. Y lo que todavía pueden seguir quitándonos... Esa es la parte más aterradora.

    Saludos,

    J.

    ResponderEliminar
  2. Cronista Imaginario29 de mayo de 2016, 21:17

    Aún hay gente que me dice que si el Gobierno sigue dando subsidios nadie querrá trabajar... País...

    ResponderEliminar
  3. Tremendo, Cronista.
    Una realidad más que Orwelliana, en otros tiempos, que hoy se vive muy de cerca.

    ResponderEliminar
  4. Cronista Imaginario2 de junio de 2016, 2:02

    Supongo que, entre observar la realidad y releer 1984, ando más que sensible a esta mandanga que nos rodea. Yo querría cantarle al mar y al amor, como Salinas, cómo hoy le decía a un amigo, pero esto no da para más. Gracias por pasaros y comentar!!!!

    ResponderEliminar

Gracias por colaborar a que esto mejore :-) Sois tod@s muy bien recibid@s. SALUD!!