martes, 30 de agosto de 2016

Seguía en su círculo de poetas soplapollas





"Oh, sí, que bueno eres, cuán grande esfuerzo te habrá tomado la construcción de este poema....". 12 personas, a cual más pagada de si misma, masturbándose en círculos mientras presumían de su próximo -autoeditado- poemario. Compromentidos con todas las causas posibles, desde los males del heteropatriarcado a las reservas submarinas de Hawaii, lo importante no era la reivindicación, lo importante era que le vieran en un recital tras otro y quedar como el superpoeta compromentido. Cafés de ambiente bohemio, pantalones cagados, anacrónicos palestinos, autores presentándose siempre unos a otros por incapacidad de que un verdadero escritor de fuera de su merdento ambiente se pringara entre la inmundicia. Ambiente cultural, ambiente alternativo, seis meses embarcados en un pesquero y les curaba yo la tontería ¨¿Tú támbién eres poeta?¨, no, yo masacro bebés en los plenilunios.

2 comentarios:

  1. Me encanta como escribes cuando te pones destroyer ;)

    ResponderEliminar
  2. jajajajaja, gracias, Krapp, pues prepárate, porque mi nivel de tolerancia con el postureo, la estupidez humana y la izquierda mega guay, ha alcanzado el punto cero (absoluto) y el boxeador que llevo dentro está buscando pelea. Lo curioso es que estoy conociendo algunas personas normales que realmente merecen la pena, lo que no hace sino confirmar que las rastas tienen un efecto claramente reductor de la masa encefálica.

    ResponderEliminar

Gracias por colaborar a que esto mejore :-) Sois tod@s muy bien recibid@s. SALUD!!