domingo, 28 de agosto de 2016

Siguiendo un camino equivocado





La espiritualidad, esa gran patraña. Intento, y no consigo, encontrar un hallazgo humano importante que tenga que ver con esferas cósmicas y cuencos tibetanos. Probablemente uno, el que os escribe, sufrió una pronta intoxicación de Marx y de Bakunin, que han condicionado su modo de pensar, pero sigo sin ver la validez de 600.000 jipis melenudos y drogados cantándole al amor y a krishna en delirios de barro y marihuana. Y lo jodido es que, en pleno 2016, viviendo bajo una estafa mundial de proporciones bíblicas, y con un elevadísimo porcentaje de la población sometido a condiciones de penuria monstruosa, se siguen organizando simposios sobre la canalización de la energía de los chakras transpersonales, y festivales de reggae perroflauta.


Desde mi discapacidad, desde mi enfermedad, desde mis continuos ingresos hospitalarios, desde mi nula capacidad de reacción que no sea verbal, seguiré gritando. Y es que estoy muy harto sí, hartísimo, sólo veo maldad, podredumbre, injusticia, mentira, violencia....ya no trago con el buenismo, con la new age, con la espiritualidad, con el desarrollo personal, con el jipismo, con los perroflautas, con lo alternativo, con el cuerpomente, con la izquierda blandengue....todo eso es mentira, patrañas, engañabobos, por ese camino nunca se ha llegado a ninguna parte. Seguiré escuchando a Albert Ayler pero no me tragaré su discurso de unidad espiritual, no existe el espíritu, no existe dios, lo único que existe es eliminar al tirano y la dictadura de los honestos, no veo esferas cósmicas de colorines, sólo veo niños sirios muriendo de hambre.


Y la respuesta no está en el viento, comemierdas, la respuesta está, como siempre ha estado, en un AK-47.


3 comentarios:

  1. O en un buen cóctel molotov...

    Saludos, y larga vida a las lecturas de Bakunin.

    J.

    ResponderEliminar
  2. Un buen cóctel molotov también sería apropiada respuesta, lo que está claro es que ya no hay tiempo para discursos políticos, el punto sin retorno lo tenemos a la vista y, por mucho que me pese, sigo viendo la revolución armada como única respuesta.

    ResponderEliminar

Gracias por colaborar a que esto mejore :-) Sois tod@s muy bien recibid@s. SALUD!!