jueves, 8 de septiembre de 2016

Recientemente he estado a punto de morir






Si os preguntáis por el ¨porqué?¨ de la sangrante y reciente acidificación, incorrección política e incontinencia verbal de este blog, en el título de la columna encontraréis la respuesta.

No voy a andar por aquí llorando, como he hecho otras veces, pero es necesario que os cuente que he sufrido una gravísima intoxicación sanguínea cuya única posible solución eran 10 horas de hemodiálisis "a vida o muerte". Cuando te viene la maravillosa doctora y te dice que o hemodiálisis o muerte, y que tampoco esas 10 horas garantizan nada, te planteas ciertas cosas. Y resulta que he sufrido una gloriosa "anti-epifanía", que me ha hecho llegar al profundo convencimiento de que allí afuera y más allá NO HAY NADA. No, Hendrix no está haciendo jam-sessions con Charlie Parker en un paraíso de beldades y cerveza. Dios no tiene barbas ni triángulos porque sencillamente es una criatura mitológica. Pero tampoco hay unidades espirituales cosmogónicas y new age, no, es que hay lo que sabemos, o sea VACÍO. Naces, te putean, disfrutas, mueres, y se acabó. Siempre fui tirando a ateo, pero es que ahora lo veo con una absoluta claridad y convicción. Con suerte te irás de aquí habiendo sido más bien feliz, lo más probable es que hayas llevado una existencia muy jodida, pero that´s all folks.


No hace demasiado leí una entrevista con un escritor, cuyo nombre imperdonablemente no recuerdo, que venía a decir "si vas a escribir, y lo que vas a escribir no molesta a nadie, más vale que ni te molestes". Así que en esas estamos, como habéis podido ver.


La religión: sí, ahora tenemos el fútbol, que es casi peor, pero resulta indudable que esas inexplicables creencias en criaturas omnipotentes que pueblan los cielos, y que en general dan bastante mal rollo, siguen rigiendo buena parte de nuestras vidas. En este país hay una asignatura sobre la religión cristiana y toda la pesca, lo cual, teniendo en cuenta el cúmulo de barbaridades, incoherencias y despropósitos (por ser suave), que pueblan la biblia, es infinitamente más demencial que una asignatura sobre la discografía de Miles Davis. Desde luego, entre crucifixiones o escuchas de Kind Of Blue, yo tengo claro lo que quiero para mis hijos.


Me gustaría decirles a la cara a todos los meapilas del mundo algo muy breve: "Deja de inspirarte en mediocres figuras mitológicas creadas por el poder para controlar al pueblo, como Jesucristo, y lee algo del Ché, coño!!!! La historia está llena de gente con dos cojones y te inspiras en un tío que se deja torturar y crucificar porque "son cosas de su padre". Borregos, así nos va".


Dado que la escritura es la principal vía de escape de mis emociones y mi única capacidad creativa, este blog, creado hace años con otros propósitos, se va a convertir en una atalaya desde donde cantar "mis" verdades, con mucha frecuencia. Con las limitaciones de una bastante seria enfermedad, y con una ya no corta vida llena tanto de experiencias gratificantes como terribles (o sea, probablemente como tú) voy a liarme a metafóricas ostias, en espera del día en que apoyar verbalmente desde aquí a esa vanguardia revolucionaria armada que empuñe el kalashnivov para liderar la revuelta del 99% explotado contra el 1% explotador.  Y ahora voy a seguir navegando por internet en preparación de mi próximo viaje a Moscú, que a falta de mausoleo de Bakunin, visitar el de Lenin me apetece.


Buenas noches, y buena suerte. 


PD: una reciente encuesta indicaba que, en este mismo instante, el 100% de la población islandesa menor de 25 años es atea. En un "maravilloso" mundo occidental regido en su inmensa mayoría por personajes que adoran crucifijos de madera, con la suma de cuyas reliquias esparcidas por el orbe se podría construir un crucero de grandes dimensiones, quizás no todo está perdido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por colaborar a que esto mejore :-) Sois tod@s muy bien recibid@s. SALUD!!