martes, 27 de diciembre de 2016

La preciosa y buscada soledad del invierno



Son días fríos, mi termómetro quizás no sea muy de fiar pero no ha levantado de los tres grados. Luce un sol maravilloso y el agua del mar invita a navegar.

Son días de piano de jazz, ayer un amigo me hizo reescuchar a Bud Powell por la vía de -con total justicia- utilizarlo para denigrar a Dave Brubeck. Ahora suena Bill Evans, el más importante músico blanco de la época dorada (ahora vivimos una segunda época dorada, por si alguien no se ha dado cuenta), y es que las blancas y negras, las 4 gruesas cuerdas de un contrabajo y una pequeña batería tienen un poder evocador como muy pocas cosas bajo el cielo.

Soledad buscada, música y libros, uno ya ha llegado a la edad de la misoginia más absoluta. Durante años pensé que la única forma que tenía una pareja de arruinarte la auoestima era la infidelidad, algo hasta cierto punto comprensible y perdonable. Mi última horrorosa experiencia me ha enseñado que hay otras formas: la crítica mordaz, la desvalorización, el maltrato psicológico, la ausencia absoluta de aceptación. Hasta que llega un momento en que ves a tu novia como a Gollum y el terror te dice "It's time to move on, time to get goin', under my feet, baby, grass is growin'".

Y por si acaso, si por estadística la vida te da 30 años más, ya no va a haber mujer que te arruine ni un mes. Libertad y felicidad, que ya bastante has sufrido.

sábado, 17 de diciembre de 2016

Un viejo riega flores, de tumbas de gente que nunca conoció




y si tú no te escondes, te cuenta batallas en las que él no luchó

En verdad que ha sido una MANIOBRA DE RESURERRECCIÓN, ni siquiera los propios 091, ni siquiera el propio Lapido, puede imaginar cuánto. No los he llegado a ver, tampoco hubiera podido, casi todo el año año ingresado en psiquiatría.

Una mujer que me daba la carne cruda, como me gustaba
me dio a beber el trago más amargo
al borde del abismo
Desde entonces me pregunto
¿Qué fue del Siglo XX?
He aprendido que en los laberintos nadie encuentra lo que gusta
Y que el deseo y el fuego, en la confusión, siempre guardan cartas
en la manga.

Triplicado: sus cintas a la basura, sus LPs vendidos a buen precio,y sus CDs aguardando la ocasión en que el dragón se congelara, los malvados huyeran, y canciones como "Esta Noche" o "El Sur" se tornaran de dolor mortal en dulce melancolía.

Nerea, he aprendido a amar, 20 años después. He bajado hasta el infierno, y vengo preparado para amarte

"Me encontré diciendo Adiós, Hasta Siempre trsteza!"

He sobrevivido, y soy más fuerte y listo que nunca.

viernes, 16 de diciembre de 2016

De Finisterre a Finisterre







Locura: uno andaba cavilando en hacerse el transiberiano, pero, y si?...Y si se va en tren de Vigo a Vladivostok? de extremo Noroeste a extremo Noreste de Eurasia? Suena a aventura, y en realidad, ES una aventura. Pero ahora que la salud responde, de tren en albergue, antes del 2020 lo veo factible.

A la altura de Palencia, amable y dicharachera jovencita que se te sienta al lado y "hacia donde vas; yo voy a Vitoria a ver a mi novio". Pues bueno...yo voy un poco más lejos. "A San Sebastián? Dicen que es precioso".  Bueno, no, voy a Rusia, a Vladivostok (ahí, arriesgando el sexto ingreso). "Estás de coña". No, lo tengo todo planificado, es un viaje de tres o 4 meses, dependiendo de si me aventuro por Escandinavia.

Llegamos a Vitoria y corre a besar a su novio, bendita juventud,,,

jueves, 15 de diciembre de 2016

El túnel del amor




Me apetecía una vez más lucir mi pedantería musical escribiendo una reseña del que -probablemente no esperabais- es uno de mis discos favoritos. Salvo ocasiones muy burras, simplonas y patateras, no soy un gran aficionado a la faceta rockera de ese al que pretenciosamente sus fans llaman "el jefe". Me parece un Elvis barriobajero, cafre, desclasado y descerebrado. Sin embargo, en su lado lentorro se transforma y se revela como un maestro. Ay si se dedicara sólo a esto..... Cuando pretende ponerse cañero es como si los Tindersticks intentaran hacer grind-core.

A lo que vamos, una obra sólo superada por el totémico "Nebraska", que conceptualmente gira alrededor del amor y musicalmente de los teclados, Bruce nos la abre con una bromita acústica que por un momento nos hace pensar en "Statetrooper", pero cuando entran los poderosos y melancólicos acordes de "Tougher than the rest" algo indica que vienen curvas, que hay que prestar atención. Estamos ante una pieza musical en la que todas las canciones son de sobresaliente, y al menos 4 "Tougher than the rest", "Cautious man", "Tunnel of  Love" y "Brilliant disguise", de sobradísima matrícula de honor. A un hombre que termina su carrera con Nebraska y hace una tesis doctoral como esta se le perdonan todos sus deslices, que por desgracia son abundantísimos. Alguien estará rumiando que soy un tonto del bote, pero que queréis, si ya "The River" y "Born in the USA" me parecen mediocres, no me hagáis hablar de todo lo que vino después.

viernes, 9 de diciembre de 2016

Redemption song



Como el rollo de los pelochurros nunca ne ha tirado lo más mínimo, y el asunto jarcoreta bastante más, como esta versión en concreto me trae recuerdos de un viejo amigo que tanto Hard-Core me descubrió, y no la bostezona del marley, la he decidido incluir para ilutrar mi particular redención.

Una redención que comenzó químicamente, cuando a raíz del último ingreso me prescribieron Topamax y Sinogan.
Que continuó personalmente, cuando decidí dar el portazo a la alcohólica que había arruinado mis últimos 4 años.
Que prosiguió cinematográficamante, con las trilogías de "El Hobbit" y "EL Señor de los anillos", de donde recuperé la importancia del concepto de "viaje".
Que llegó al concepto puro de "redención" cuando descubrí que Nerea y yo no teníamos nada que perdonarmos, y que siempre la amaría.
Que se ha confirmado al recuperar a viejas amistades, a esas de toda la vida, y descubrir el engaño y la falsedad, el interés que traslucían los ojos de algunas recientes que yo consideraba sinceras.

Espero que la vida aún nos dé tiempo a Nerea y a mi de un largo y prolongado beso y un "te quiero" mirándonos a los ojos a la luz de la luna llena,

jueves, 8 de diciembre de 2016

Vivir lo nuevo, vivirlo de nuevo





Ayer hablaba con un  amigo, así de mi edad, también al borde de la cincuentena, de lo mucho que nos han cambiado los últimos 30 años. Y no, no me refiero a calvicies y panzas, sino al sentido de la curiosidad. Con 20 necesitas absorber, formarte, nuevas experiencias, nunca habrá disco mejor en la historia del Rock que ese "Liquidizer" de Jesus Jones que te grabó tu amigo con 21 años. Eras una esponja, cada día 3 nuevos discos, dos nuevas pelis, un nuevo libro...y nada hacía pensar que eso fuera a cambiar. Pero cambió.

Hoy la curiosidad se dirige en sentido inverso, a redescubrir matices en obras trilladas, como esta tarde: varios discos de la ELO y, de nuevo, en papel "la compañía del anillo". Hay todavía algunos libros y discos esperando a darte la sorpresa, pero lo que te apetece es refugiarte en los valores seguros, las aventuras ya se corrieron de joven.

Lo mismo con las amistades, seguro que hay mucha gente interesante y maravillosa por conocer, pero donde esté el calor de un viejo amigo....

No es malo ni bueno, es ley de vida, algo contra lo que no merece la pena luchar.

domingo, 4 de diciembre de 2016

Aún recuerdo aquellos tiempos...





...sí, aquellos gloriosos y lejanos tiempos en los que Amazon España era una entelequia e internet en casa otra. 

Yo era un potentado, disponía de una conexión tremenda en el trabajo, de un sueldazo y una Visa Oro. Y aún no me planteaba si con muchos CDs era más feliz que con 50 cintas grabadas y 15 LPs. 

Aún recuerdo aquellas cajas...sí, aquellas cajas de Dylan, Petty, Miles, Trane, Elvis...que un hiper-conectado "yo" cazaba al vuelo y mis amigos desempolvaban con mimo mientras mojaban los pantalones y mientras yo, con fingido aire de indiferencia (realmente con los nervios pelados) esperaba el siguiente mail de "columbia". 

Eran tiempos en los que aún epatabas cuando decías que "perlas ensangrentadas" era "born to run", pero, nostalgia aparte, hoy puedo alternar a Ahmad Jamal con Testament...y eso tampoco está mal...

viernes, 2 de diciembre de 2016

Los diálogos de la doble trilogía



Llevaba cerca de 5 semanas sin salir de casa. Estaba de baja por unas teóricas rotura de ligamentos y hernia discal, su primo médico entregaba los partes de baja.

24 horas al día encerrado, 6 de dormir, 18 de mirar la pantalla del televisor, obsesívamente las trilogías de "El Hobbit" y "El Señor de los Anillos". Comía pizzas frías que su primo compraba en el "Dia" de la esquina, no se duchaba, no se afeitaba y ni siquiera se lavaba los dientes.

Para la tercera semana ya se sabía todas las escenas, en la cuarta todos los encuadres, en la sexta murió al intentar tatuarse a lo vivo con un cuchilllo:

Una enfermedad había comenzado a desencadenarse en él, era una enfermedad de la mente, y donde prospera la enfermedad, se desencadenan los infortunios”