viernes, 2 de diciembre de 2016

Los diálogos de la doble trilogía



Llevaba cerca de 5 semanas sin salir de casa. Estaba de baja por unas teóricas rotura de ligamentos y hernia discal, su primo médico entregaba los partes de baja.

24 horas al día encerrado, 6 de dormir, 18 de mirar la pantalla del televisor, obsesívamente las trilogías de "El Hobbit" y "El Señor de los Anillos". Comía pizzas frías que su primo compraba en el "Dia" de la esquina, no se duchaba, no se afeitaba y ni siquiera se lavaba los dientes.

Para la tercera semana ya se sabía todas las escenas, en la cuarta todos los encuadres, en la sexta murió al intentar tatuarse a lo vivo con un cuchilllo:

Una enfermedad había comenzado a desencadenarse en él, era una enfermedad de la mente, y donde prospera la enfermedad, se desencadenan los infortunios” 


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por colaborar a que esto mejore :-) Sois tod@s muy bien recibid@s. SALUD!!