jueves, 8 de diciembre de 2016

Vivir lo nuevo, vivirlo de nuevo





Ayer hablaba con un  amigo, así de mi edad, también al borde de la cincuentena, de lo mucho que nos han cambiado los últimos 30 años. Y no, no me refiero a calvicies y panzas, sino al sentido de la curiosidad. Con 20 necesitas absorber, formarte, nuevas experiencias, nunca habrá disco mejor en la historia del Rock que ese "Liquidizer" de Jesus Jones que te grabó tu amigo con 21 años. Eras una esponja, cada día 3 nuevos discos, dos nuevas pelis, un nuevo libro...y nada hacía pensar que eso fuera a cambiar. Pero cambió.

Hoy la curiosidad se dirige en sentido inverso, a redescubrir matices en obras trilladas, como esta tarde: varios discos de la ELO y, de nuevo, en papel "la compañía del anillo". Hay todavía algunos libros y discos esperando a darte la sorpresa, pero lo que te apetece es refugiarte en los valores seguros, las aventuras ya se corrieron de joven.

Lo mismo con las amistades, seguro que hay mucha gente interesante y maravillosa por conocer, pero donde esté el calor de un viejo amigo....

No es malo ni bueno, es ley de vida, algo contra lo que no merece la pena luchar.

1 comentario:

  1. Ni merece la pena, ni apetece, yo creo que el pasado...la juventud..se vive tan deprisa, que no da tiempo a degustar, ahora con tranquilidad, sacamos mas sabor a todo.
    Yo creo, que merece la pena, vivir la vida, como quieras y puedas.

    ResponderEliminar

Gracias por colaborar a que esto mejore :-) Sois tod@s muy bien recibid@s. SALUD!!