lunes, 27 de agosto de 2018

Ningún aficionado al blues debería ignorar esta colección








 Se trata de tres cajas de 4 CDs y una doble, que ahora parece que sólo se encuentran de segunda mano o recurriendo al mercado estadounidense vía internet.
Son grabaciones con un valor musical e histórico increíble, realizadas por músicos de "Jump Blues" (una forma de blues para montar la gran fiesta bailando) en una mayoría totalmente desconocidos, ya que se trata de artistas que grabaron para sellos independientes muy pequeños, en ocasiones un único single, y que pudo, incluso, no ser distribuido fuera de los límites del condado base de la discográfica. Así pues, la labor de investigación realizada por los implicados en el proyecto (básicamente el experto en blues Neil Slaven y el sello londinense JSP), para poner a nuestra disposición estas joyas a un precio asequible, es algo que me asombra. Pero que no cunda el pánico, también hay la suficiente dosis de grandes nombres: Lightnin' Slim, Papa Lightfoot, Frankie Lee Sims, Lil'son Jackson...e incluso el omnipresente John Lee Hooker!
El sonido, pese a estar remasterizado, no es una maravilla. Se trata de grabaciones realizadas para su rápido consumo en las máquinas de singles de la época, rodeados de abundante comida y alcohol, nadie pensaba en el audiófilo del Siglo XXI.
El resultado musical? Si eres de esos que (en mi opinión) tienes la desgracia de haber endiosado la técnica, de no comprender que se puede hacer música sin leer música, si no captas el sentimiento que hay tras un patrón rítmico heterodoxo, si crees que -por definición, porque es La Verdad- Chopin es superior a Charley Patton, entonces ya ni sé cómo has llegado hasta aquí. Si eres como yo, que con 12 compases y 3 (o dos, o uno) acordes eres feliz, pues te recomiendo encarecidamente que escuches esto en "streaming" -la cosa no está como para comprarse 14 CDs del tirón- y luego decidas.
Si consigues hacerte con una versión física, las notas -si bien breves- son muy interesantes; y aparece (hasta donde se puede) información de los músicos intervinientes en la sesión, fecha y lugar de grabación.
En resumen, que por lo que te costarían un par de entradas para ver un show milimetrado y calcado de alguna de las "celebs" del momento, tienes 18 horas del mejor blues de finales de los 1940 y principios de los 50. Y con comentarios impagables de grandes como CeDell Davis o Honeyboy Edwards.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por colaborar a que esto mejore :-) Sois tod@s muy bien recibid@s. SALUD!!